Publicidad

Apreciar arte a ciegas

Compartir
Compartir

En el Museo Tiflológico de Madrid ser invidente no es un impedimento para disfrutar del arte. Allí ver, tocar y hasta escuchar las obras es posible.

¿Su vida sería la misma si desconociera cómo lucen Machu Picchu o el Taj Mahal? Seguramente no… las siete maravillas del mundo moderno permanecen en nuestra memoria como lugares atractivos que quisiéramos visitar al menos una vez en la vida.

Pero ¿qué ocurre con aquellos invidentes que no han podido admirar tal majestuosidad? El Museo Tiflológico de la ONCE expone piezas inclusivas que permiten a estas personas apreciar, a través del tacto y el oído, las reproducciones de los monumentos más importantes del mundo y otras piezas artísticas de fotografía, escultura y pintura.

La ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles), donde se ubica el Museo, ofrece un acceso especializado para personas con discapacidad. En la primera planta, la estatua en tamaño real de un perro guía genera una sensación de bienvenida, inclusive para aquellos sin discapacidad alguna.

La recepción del museo es abierta, luminosa y cuenta con un plano táctil de sus tres salas: reproducciones de monumentos, obras de artistas con discapacidad visual y material tiflológico.

Sala de maquetas de monumentos arquitectónicos 

Detalles de las maquetas. Foto: Natalia Romero.

 

Puerta de Alcalá. Foto: Natalia Romero.

 

Pirámide de Chichén Itza. Foto: Natalia Romero.

 

museo 5.jpg

Sala de monumentos arquitectónicos. Foto: Natalia Romero.

 Más de 20 reproducciones a escala de monumentos producen una atracción inmediata en el visitante. La Torre Eiffel, la Chichén Itzá y la Torre de Pisa, son solo algunas de las maquetas instaladas.

Mientras las reproducciones son una herramienta para recrear la imagen de los monumentos en la mente de los invidentes, para las demás personas se convierten en un enorme deseo de sentir; como cuando eres pequeño e imaginas que tus dedos índice y corazón son como piernas con las que puedes correr por una mesa. Produce satisfacción saber que no es necesario cohibirse porque palpar las piezas en el Museo Tiflológico es una acción permitida, a diferencia de en otras galerías.

Es normal, según Mireia Rodríguez, guía del Museo, que “los ciegos vean unas pocas piezas”. Esto ocurre porque, a diferencia de la vista, “con el tacto tienes que ir secuencialmente e inviertes más tiempo, hasta que comprendes el conjunto del edificio”.

 

Sala de obras de artistas ciegos o con discapacidad visual grave

Escultura La Castañera, del artista ciego Daniel Calvo. Foto: Natalia Romero

 

museo 7.jpg

Escultura del pintor ciego Ataúlfo Casado.

 

museo 8.jpg

Sala de obras de arte de artistas con discapacidad visual. Foto: Natalia Romero.

 

museo 9.jpg

Pintura Estar (Bob Marley), del artista con deficiencia visual Eduardo Matute.

 

Relieve en las pinturas del Museo. Foto: Natalia Romero.

Como si se tratara de Beethoven, que compuso sus mejores melodías estando sordo, esta sala acoge pinturas, fotografías y esculturas realizadas por artistas con los ojos rotos.

Muchos de ellos ya se dedicaban al arte y perdieron, parcial o totalmente, su vista. Este fue el caso de Ataúlfo Casado, quien siguió pintando a pesar de quedar ciego a los 40 años.  Casado fue copista acreditado en el Museo Nacional de El Prado y hoy expone sus obras en el Museo Tiflológico.

Aquí también se exhiben esculturas de César Delgado, Pinturas de Eduardo Matute, Fotografías de Marcelo Bilevich y otros artistas ciegos o con deficiencia visual.

Varias de estas piezas, al no poseer relieve en su composición, no son palpables. A pesar de ello, el museo ofrece su descripción detallada en audioguías y cuadernillos con braille y tipografía de gran tamaño.

 

Sala con material tiflológico

museo 11.jpg

 Máquinas de escritura para ciegos. Foto: Natalia Romero.

 

 

Mapa con relieve de la Península Ibérica realizado por Francisco Just. Foto: Natalia Romero.

 

museo 13.jpg

Libros con escritura en Braille. Foto: Natalia Romero

Es la sala ideal para los amantes de la historia. Allí se encuentra una colección de máquinas de sistemas de escritura anteriores o contemporáneos al braille. Aparatos de impresión, mecanografía, taquigrafía y hasta calculadoras para ciegos se exponen en esta zona.

Además se exhiben mapas y textos del siglo XIX y XX creados específicamente para el colectivo de ciegos de la época. Entre sus curiosidades hay libros de solfeo y partituras con caracteres en relieve.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Publicidad

Otras noticias

Cárcel para asaltantes de escuelas en Cundinamarca y Boyacá

Se llevaron los computadores y equipos pedagógicos de numerosas instituciones educativas en los municipios de Guayabal, El Rosal, Gama y

Condecoran al H San Rafael de Fusagasugá, Cundinamarca

*Información de la Oficina de Comunicaciones del Hospital San Rafael de Fusagasugá, Cundinamarca. El reconocimiento se efectuó durante la Audiencia

Juicio disciplinario contra Alcalde de Pulí, Cundinamarca

Con dineros del Sistema General de Participaciones, SGP, de forzosa inversión, girados para capacitación, aparentemente suscribió y canceló los servicios

Detenido con vehículo supuestamente robado en Sibaté, Cundinamarca

Fue sometido por la Policía en persecución que cubrió varias cuadras; al verse rodeado intentó escapar a pie, pero tampoco

El psicorrrígido

En días pasados escuché a ZOLIMA MONTES (hija del cuestionado personaje que grabó el video de GUSTAVO PETRO recibiendo dinero

Campaña de donación de sangre en el H San Rafael de Fusagasugá, Cundinamarca

Será adelantada entre martes 18 y miércoles 19 de este mes de 8 de la mañana a 4 de la