Publicidad

Apreciar arte a ciegas

Compartir
Compartir

En el Museo Tiflológico de Madrid ser invidente no es un impedimento para disfrutar del arte. Allí ver, tocar y hasta escuchar las obras es posible.

¿Su vida sería la misma si desconociera cómo lucen Machu Picchu o el Taj Mahal? Seguramente no… las siete maravillas del mundo moderno permanecen en nuestra memoria como lugares atractivos que quisiéramos visitar al menos una vez en la vida.

Pero ¿qué ocurre con aquellos invidentes que no han podido admirar tal majestuosidad? El Museo Tiflológico de la ONCE expone piezas inclusivas que permiten a estas personas apreciar, a través del tacto y el oído, las reproducciones de los monumentos más importantes del mundo y otras piezas artísticas de fotografía, escultura y pintura.

La ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles), donde se ubica el Museo, ofrece un acceso especializado para personas con discapacidad. En la primera planta, la estatua en tamaño real de un perro guía genera una sensación de bienvenida, inclusive para aquellos sin discapacidad alguna.

La recepción del museo es abierta, luminosa y cuenta con un plano táctil de sus tres salas: reproducciones de monumentos, obras de artistas con discapacidad visual y material tiflológico.

Sala de maquetas de monumentos arquitectónicos 

Detalles de las maquetas. Foto: Natalia Romero.

 

Puerta de Alcalá. Foto: Natalia Romero.

 

Pirámide de Chichén Itza. Foto: Natalia Romero.

 

museo 5.jpg

Sala de monumentos arquitectónicos. Foto: Natalia Romero.

 Más de 20 reproducciones a escala de monumentos producen una atracción inmediata en el visitante. La Torre Eiffel, la Chichén Itzá y la Torre de Pisa, son solo algunas de las maquetas instaladas.

Mientras las reproducciones son una herramienta para recrear la imagen de los monumentos en la mente de los invidentes, para las demás personas se convierten en un enorme deseo de sentir; como cuando eres pequeño e imaginas que tus dedos índice y corazón son como piernas con las que puedes correr por una mesa. Produce satisfacción saber que no es necesario cohibirse porque palpar las piezas en el Museo Tiflológico es una acción permitida, a diferencia de en otras galerías.

Es normal, según Mireia Rodríguez, guía del Museo, que “los ciegos vean unas pocas piezas”. Esto ocurre porque, a diferencia de la vista, “con el tacto tienes que ir secuencialmente e inviertes más tiempo, hasta que comprendes el conjunto del edificio”.

 

Sala de obras de artistas ciegos o con discapacidad visual grave

Escultura La Castañera, del artista ciego Daniel Calvo. Foto: Natalia Romero

 

museo 7.jpg

Escultura del pintor ciego Ataúlfo Casado.

 

museo 8.jpg

Sala de obras de arte de artistas con discapacidad visual. Foto: Natalia Romero.

 

museo 9.jpg

Pintura Estar (Bob Marley), del artista con deficiencia visual Eduardo Matute.

 

Relieve en las pinturas del Museo. Foto: Natalia Romero.

Como si se tratara de Beethoven, que compuso sus mejores melodías estando sordo, esta sala acoge pinturas, fotografías y esculturas realizadas por artistas con los ojos rotos.

Muchos de ellos ya se dedicaban al arte y perdieron, parcial o totalmente, su vista. Este fue el caso de Ataúlfo Casado, quien siguió pintando a pesar de quedar ciego a los 40 años.  Casado fue copista acreditado en el Museo Nacional de El Prado y hoy expone sus obras en el Museo Tiflológico.

Aquí también se exhiben esculturas de César Delgado, Pinturas de Eduardo Matute, Fotografías de Marcelo Bilevich y otros artistas ciegos o con deficiencia visual.

Varias de estas piezas, al no poseer relieve en su composición, no son palpables. A pesar de ello, el museo ofrece su descripción detallada en audioguías y cuadernillos con braille y tipografía de gran tamaño.

 

Sala con material tiflológico

museo 11.jpg

 Máquinas de escritura para ciegos. Foto: Natalia Romero.

 

 

Mapa con relieve de la Península Ibérica realizado por Francisco Just. Foto: Natalia Romero.

 

museo 13.jpg

Libros con escritura en Braille. Foto: Natalia Romero

Es la sala ideal para los amantes de la historia. Allí se encuentra una colección de máquinas de sistemas de escritura anteriores o contemporáneos al braille. Aparatos de impresión, mecanografía, taquigrafía y hasta calculadoras para ciegos se exponen en esta zona.

Además se exhiben mapas y textos del siglo XIX y XX creados específicamente para el colectivo de ciegos de la época. Entre sus curiosidades hay libros de solfeo y partituras con caracteres en relieve.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Publicidad

Otras noticias

Programan corte de agua en sectores de Fusagasugá, Cundinamarca

La novedad fue programa por EMSERFUSA a fin de permitir la instalación de compuertas en la Planta La Venta. Resultarán

Más capturas por microtráfico en Fusagasugá, Cundinamarca

Otras cinco detenciones dentro de las estrategias para erradicar el mercado de narcóticos, efectuó la Policía de Fusagasugá durante las

Lluvia de estrellas para Amor y Amistad

Fue esta célebre frase del gran precursor de la Champaña, la que encantó a sus hermanos de la abadía de

Convocatoria abierta para «Sopó Film Festival»

Del 1° al 4 de Octubre se realizará el evento de apreciación cinematográfica, “Sopó Film Festival”, un evento que contempla

Se llevó a cabo la 5ta. jornada de mercados campesinos y reciclatón en Sibaté

Dando continuidad a los tradicionales mercados campesinos “Del Campo a su Mesa Sibaté Merca”, la Secretaría de Agricultura por medio

Policía exalta “arduo trabajo” del Alcalde por la seguridad de Fusagasugá

Ocurre exactamente un mes después del asesinato de la esposa del émulo de Pipe Bueno (Ver: Piden terminar proceso contra