Publicidad

Avenica Centro Comercial

Convivir con el coronavirus es apocalíptico

Por: Omar Gamboa

Tiempo para restablecer el rumbo de la vida. Nadie se salva solo. No podemos seguir cada uno por nuestra cuenta. Las cosas están bien claras: o cambiamos o nos jodemos.

 

Por: Bernabé Gámez Hernández

En nuestros días es quizá la prueba más desafiante para la humanidad, seguramente de un poder divino, que, desde cualquier lugar de la existencia, observa con profundo dolor el desenvolvimiento perverso, descompuesto, sucio y absurdo de muchos terrenales que transitan por caminos equivocados.

Hoy nos encontramos con una sociedad agresiva en muchos casos, arrogante en otros y también humillante. Sin principios al interior de la familia y desbocada en la libertad de sexo.

Episodios estremecedores. Mujer con mujer, hombre con hombre y jóvenes alucinantes en medio de los vicios, la droga y el alcohol hasta llegar al éxtasis de cada segundo de este tiempo que pareciera sumirse en su extinción.

Esta sociedad que vive los episodios apocalípticos de este maldito virus, está comenzando a estructurar una nueva forma de vida, arropando los mandatos del único Ser Creador de la existencia.

Estaríamos hablando de un apostolado que sería el marco de una vida limpia, cristalina y justa, respetuosa, equilibrada con paz y amor perpetuo.

Aquí no cabe la opulencia, el súper dominio de ricos sobre pobres, y el capitalismo pulverizando a los que nada tiene, para permitirle a los estados gobernar con filosofías que interpreten el sentimiento de los sagrados mandamientos que dieron origen a la vida y que llevan la impronta del Señor Dios Rey de Reyes.

Las guerras religiosas, políticas y económicas no tienen espacio en la existencia que le gusta al creador. Los grandes poderes entre naciones no serán determinantes en la autonomía de los pueblos.

Estados Unidos, Rusia y China, seguramente trabajaran por la hegemonía y el dominio exterior de las naciones que no alcance su solidez económica y los privilegios de la tecnología y la globalización que estarían sometidos a unos ajustes para que editen la promoción de los vicios y la descomposición.

La reflexión es ahora

Es la hora de la verdad. Sí, es una sentencia, la humanidad entra en un periodo de experimentar y sentir la nueva metodología que va caracterizar al mundo que vamos a habitar. Esta pandemia hace el recorrido de lo fueron las temibles plagas que azotaron la vida durante muchos años.

Si logramos salir de este desafío estaríamos entrando en un proceso de transformaciones en todos los sectores que conforman este planeta. Aquí no se escapa nadie y ojalá podamos ser actores de esta sociedad que busca los espacios que le fueron esquivos a través de los tiempos.

Los episodios violentos, los vicios y las posiciones dominantes ya no tendrán espacios en el nuevo contexto de naciones, que deberán tomar el camino del Jefe Supremo que desde tiempos inmemoriales a través de la Biblia y otros documentos bíblicos abrió la luz de la esperanza a todos los terrenales.

El mensaje del papa

Francisco, el papa el sucesor de Pedro en la tierra, puso al descubierto los vicios y males de esta humanidad y dicen que es el momento de cambiarle el rumbo al planeta.

Algunas de las consideraciones del papa francisco:

-El planeta está gravemente enfermo.

-Nos sorprendió una tormenta inesperada.

-No podemos seguir cada uno por nuestra cuenta. Nadie se salva solo.

-La humanidad tiene miedo y solo el Señor nos lleva a la búsqueda del verdadero bien.

-La manipulación de conciencias un desafío para la humanidad.

-Al hambre también hay que tenerle miedo y es una terrible amenaza para la humanidad.

-Invitamos a Jesús a la barca de nuestra vida.

“Es el tiempo de restablecer el rumbo de la existencia”. Las cosas están bien claras, o cambiamos o nos jodemos.

Emserfusa E.S.P

Avenida Centro Comercial

Emserfusa E.S.P

Noticias dia a dia