Publicidad

Recibir tránsfugas es como comprar lo hurtado.

Compartir

Por: Alejandro

En el estudio de la evolución histórica del Código Penal Colombiano y del delito de “receptación”, he encontrado una definición para ese hecho punible que sirve para explicar, a manera de símil, lo que representa recibir en el seno de una campaña política indisciplinados o tránsfugas de otro partido político que cuenta con su propio candidato.

 

Opinión:

Por: Germán Calderón España. (*)

Desde 1936 se define la receptación como el ocultamiento o compra de lo hurtado, conducta que contempla dos elementos subjetivos: 1) Que el autor no haya participado del hurto. 2) Que el autor lo haga a sabiendas de su procedencia.

Formulo esta introducción en materia penal para darle un ejemplo de lo que puede suceder con un candidato que es apoyado por indisciplinados o tránsfugas, a “sabiendas de su procedencia”, es decir, aun cuando se conoce que esos apoyos pertenecen a otro partido, han avalado e inscrito a un candidato distinto y su partido al que pertenecen ha celebrado acuerdo de coalición programática y política con otros partidos o movimientos políticos.

Por una parte, los indisciplinados o tránsfugas incurren en doble militancia, figura instituida en el artículo 2º de la Ley 1475 de 2011 – Reforma Política -, que prohíbe   a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político. Para ellos el castigo será la expulsión del partido cuando no ostentan curul alguna en cargos de elección popular, porque cuando se regenta el cargo de parlamentario, será la pérdida de investidura su sanción.

Por la otra, el parágrafo segundo del artículo 29 de la misma ley, castiga la inobservancia de las obligaciones contraídas por los miembros universales de un partido dentro de los acuerdos de coalición programática y política que incítamente tienen fuerza vinculante, con la “causal de revocatoria de la inscripción del candidato que se apoye, diferente al designado en la coalición.”

De acuerdo con la jurisprudencia constitucional, “el transfuguismo político se muestra incompatible con los principios constitucionales que prefiguran el régimen de partidos y movimientos políticos, en tanto afecta gravemente la disciplina al interior de esas organizaciones y, como se ha explicado insistentemente, entorpece el fortalecimiento de las mismas, presupuesto para la garantía de la democracia participativa y pluralista.”

La reforma política de 2009, proscribió esta práctica que conlleva una modalidad de “deslealtad democrática”, pues se basa en un fraude a la voluntad del elector, como así lo ha expresado el máximo tribunal constitucional.

Esta doctrina, denominada “electoral volatility”, al decir de la Corte, denota “…una falta de firmeza ideológica, debilidad de convicciones, exceso de pragmatismo y anteposición de intereses personales y egoístas sobre aquellos programas e ideario del partido político…”.

El caso concreto para exponer, está dado en la alianza de la candidata a la Alcaldía de Bogotá Clara López con un sector del partido liberal colombiano, puesto que es un hecho público notorio que este partido tiene a su candidato Rafael Pardo, avalado, inscrito y coaligado con el partido de la U y el movimiento político MIRA.

Así lo reconoció Clara López en entrevista concedida a la periodista María Isabel Rueda, publicada el 27 de julio pasado, en la que dijo: “Conmigo están Alfonso Gómez Méndez, Bernardo Gaitán Mahecha, Jaime Bernal Cuéllar, Miguel Samper Strauss, Alfonso y Juan Manuel López Caballero, Jaime Pulido Sierra, Enrique Lleras…”

Más que una alianza, la candidata López selló su suerte política en esta contienda electoral, pues quedó incursa en la causal de revocatoria de su inscripción por recibir apoyos de indisciplinados o tránsfugas “a sabiendas de su procedencia”.

En análogas circunstancias se encuentra la situación política en Cundinamarca.

Teniendo en cuenta que me han llamado algunos indignados por el uso del término «tránsfuga», éste proviene del Latín y según el diccionario de la Real Academia Española significa: «Persona que pasa de una ideología o colectividad a otra.» ¡Tras de cotudos y con paperas!.

El Consejo Nacional Electoral tendrá de qué ocuparse en los próximos días.

 

 

(*) Abogado Constitucionalista.

Publicidad

Otras noticias

jairo-hortua
¿Y cuándo arranca el Gobierno del alcalde Hortúa?

#Opinión “El acuerdo sobre lo fundamental”. El salvavidas para gobernar a Fusagasugá Opinión Por: Bernabé Gámez Hernández En radiante mañana

papa-francisco-19-10
En el nombre de Dios

Solo un milagro haría que los poderosos de la tierra escuchen la homilía del papa Francisco sobre la Doctrina Social

opinion-candidatos-sin-color
Candidatos presidenciales “no tienen color ni sabor”

Les falta encanto, liderazgo y el “don” para ser ídolos de multitudes Opinión Por: Bernabé Gámez Hernández Quién lo creyera,

opinion-bandera-blanca.
Juventud, divino tesoro

En un sinfín de adversidades y pesadumbres, la juventud colombiana se desenvuelve en un país indolentemente gobernado por una oligarquía

duque-04-10
Así no, no es un no

La verraquera del no por la paz. “La paz no es patrimonio político de una persona”, dice Duque. Pero, impedir

andres-arias-01-10
¿Cómo saldar la deuda con los jóvenes?

Representatividad de la juventud en Colombia: un desafío de todos. Los hechos de los últimos meses confirman que es necesario