Nuevo enfoque

opinion-corrupcion

Por: Omar Gamboa

Libertad en clave económica. En el siglo XIX era la lucha por la libertad política. Hoy llaman a luchar por la libertad económica, no del mercado sino del individuo: (…) “Amigo cuánto tienes cuánto vales…”

Opinión

Por:Octavio Quintero

Aunque estemos llenos de derechos políticos, la exigua libertad económica arruma una vergonzosa pobreza global.

La Gran Colombia (1819) fue, tal vez, el sueño de la otra independencia – la económica — del libertador Simón Bolívar; como lo fue para Carlos Lleras Restrepo (1969), el Grupo Andino, o para Hugo Chávez Unasur (2004).

Relacionado: Banca colombiana sigue acumulando billonarias utilidades

Los tres intentos de integración subregional, como todos los demás que se han intentado desde entonces, han explotado bajo la presión de Estados Unidos, del que dijo el Libertador que (…) “parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad”.

¿En qué quedó la libertad?

Libertad política era la palabra clave del siglo XIX en la Revolución Francesa. Y en ese derrotero avanzamos hasta conquistar hoy un amplio catálogo de derechos políticos del que, parece, se burló Anatole France al decir: “Todos los pobres tienen derecho a morirse de hambre bajos los puentes de París”.

Esa ironía del insigne escritor, lleva a pensar que, pasando el tiempo, nos hemos quedado sin el pan y sin el queso porque estamos viendo que sin libertad económica, no del mercado sino del individuo, ninguna otra libertad funciona.

Un derecho como el de la salud, muy en boga por la pandemia, nos revela que son las poblaciones de ingresos medios y bajos las más afectadas. Realmente, el enemigo principal no es ómicron, valga la referencia, sino la falta de atención médica oportuna ya que la salud, en la era neoliberal, quedó convertida en lucrativo negocio empresarial.

Tanto es así que la OCDE, el llamado “club de los países ricos”, consigna en Panorama de la salud 2021, que la pandemia evidenció que los gobiernos invierten más en construir hospitales (salud curativa) que en mejorar la atención primaria de la gente (salud preventiva).

El poder del dinero hoy

Piénsese en cualquiera otro derecho: su pleno disfrute pasa necesariamente por el tema económico: (…) “Amigo cuánto tienes cuánto vales…”, dice una popular canción – Oropel– del prolífico compositor colombiano, Jorge Villamil. Es la insuficiencia de recursos la que arruma a millones de personas en la pobreza, aunque estén cubiertas por derechos fundamentales.

Ofende el sentido común que a estas alturas haya gobiernos, como el colombiano, ufanándose de un PIB proyectado este año del 9,7%, mientras la pobreza crece y la clase media desaparece. En términos de la desigualdad, ese crecimiento económico irá a manos de la población más rica; tanto más, cuanto que este país es uno de los más desiguales del mundo.

Paralelamente crecen la economía y la miseria en Colombia

Llevamos años llamando la atención sobre el crecimiento desbordado del poder económico en una ecuación suicida sintetizada en el 1%. Y hemos caído en cuenta de que el problema no se encuentra tanto en cómo controlar a los gobiernos sino cómo controlar el poder económico. El nuevo alcalde de Nueva York, Eric Leroy Adams, posesionado este 1º de enero, dice: “No tenemos que hacer cosas nuevas, sino hacerlas mejor”.

Cierto: tenemos que desandar 40 años de neoliberalismo para retomar la plana del Estado del bienestar, cortada en 1980: volver a hacer las cosas bien, conforme al interés general. Eso es lo que significan los reiterados llamados de la izquierda académica sobre un nuevo contrato social que, en términos del alcalde neoyorkino, de nuevo no tendría nada.

En síntesis: la libertad personal por la que tenemos que luchar hoy en Latinoamérica, es económica. El camino es largo. Ya algunos países: México, Bolivia, Argentina, Perú, Chile, el último, le han puesto el cascabel al gato: envidiable.

Fin de folio.- Madrugón: la industria láctea colombiana suscribió registros de libre importación de leche en polvo de Estados Unidos, vía TLC, por 6.424 toneladas el 1º de enero. Con dicho volumen abastecerá la demanda interna, mientras deja a los lecheros nacionales ordeñando vacas a pérdida.

*Imagen tomada de internet

De interés: Revive escándalo de colombianos dentro del llamado Pandora Paper

 

Publicidad Política Pagada

Noticias dia a dia