En una mochila, camuflada, portaba un elemento hechizo tipo “Changón” cuando fue interceptado por la Policía; el trabajo se cumplió dentro de acciones de seguridad y convivencia planeados por el Distrito Uno del cuerpo uniformado con sede en Fusagasugá.  

 

La detención ocurrió en el sector conocido como la Tumba de la vereda San Francisco hasta donde acudieron unidades del cuerpo uniformado en cumplimiento de programas institucionales.

Reportes oficiales indican que “los uniformados requieren a esta persona para un registro personal y le hallan el arma de fuego; al verificar la documentación que acredite su propiedad y legalidad manifiesta no tener alguno ya que lo había conseguido en el mercado negro por intermedio de un amigo”,

Ante esa circunstancia el hombre fue detenido y presentado ante las autoridades “porte ilegal de armas de fuego y municiones”, quedando en libertad por disposición de las autoridades judiciales, aunque sigue vinculado al proceso.

De ser encontrado culpable podría purgar una pena de hasta 12 años.