Publicidad

“El Gobierno no puede engañarse ni engañarnos ”

Compartir

Por: Alejandro

Esta semana el Contralor General Edgardo Maya reveló un desempeño fiscal deficitario de 15,74 billones de pesos del Estado en 2014 y un panorama preocupante para este 2015. Inclusive el Contralor recomienda responsabilidad y prudencia frente al panorama económico en el corto y el mediano plazo.   El informe compartido por el Contralor, detalla que el Gobierno Nacional Central fue el que más contribuyó con un déficit de 18,63 billones de pesos mientras que el resto de sectores mostraron un balance positivo de 2,89 billones de pesos.

 

Opinión:

Por Martha Lucía Ramírez. *

Estos resultados oficiales son realmente preocupantes para nuestro país. Desafortunadamente estamos viendo hoy las consecuencias de estos años acumulados de gastos sin hacer correctivos de fondo. Hoy estamos viendo las consecuencias de una fiesta de los commodities que se pensó por el Gobierno que iba a durar indefinidamente.

Desde principios de este Gobierno he expresado al pueblo colombiano mi preocupación por la ausencia de una política industrial y agrícola integral, he expresado mi gran preocupación porque este abandono supone la destrucción de riqueza y de empleos nacionales.

Sin perjuicio de la preocupación que ha expresado la Ministra de CIO e Industria, la economía colombiana no tendrá el futuro despejado sin un verdadero compromiso del Gobierno y del país entero con el desarrollo, la generación de riqueza, la generación de empleos y la aspiración más ambiciosa sobre el lugar que le corresponde a Colombia conquistar en el mundo.

Sabiendo de las consecuencias adversas que traía la caída en los precios del petróleo, he expresado mi preocupación por el déficit estructural en la balanza comercial como causa de la desindustrialización y la caída en las exportaciones, y hoy debo expresar una mayor preocupación por este déficit actual de nuestro desempeño fiscal, y más aún sí se tiene en cuenta que el Gobierno se propone solucionarlo con más impuestos a los colombianos del común y a las empresas, en lugar de estimular un crecimiento sostenible, mejorar la eficiencia en el uso de los recursos públicos y una reducción drástica de los gastos gubernamentales excesivos que crecieron sin precedentes durante la campaña a la reelección del año 2014.

El Gobierno debería evitar que estos resultados adversos golpeen a las clases económicas menos favorecidas, el Gobierno debería centrar sus esfuerzos en tratar de que no golpee a los sectores más bajitos desde el punto de vista de ingresos, sería un error empobrecer a la clase media que desafortunadamente siempre termina siendo la paganini del manejo improvisado de la política economía de Colombia, es verdaderamente inaceptable que la gente menos pudiente del país sean los más perjudicados.

Considero pertinente y oportuno priorizar la inversión de los recursos y dar una lucha sin tregua contra la corrupción, aunque estemos pasando por tiempos difíciles siempre debemos luchar por hacer de Colombia un país mejor.

 

*Material distribuido a través de las redes sociales.

Publicidad

Otras noticias

jairo-hortua
¿Y cuándo arranca el Gobierno del alcalde Hortúa?

#Opinión “El acuerdo sobre lo fundamental”. El salvavidas para gobernar a Fusagasugá Opinión Por: Bernabé Gámez Hernández En radiante mañana

papa-francisco-19-10
En el nombre de Dios

Solo un milagro haría que los poderosos de la tierra escuchen la homilía del papa Francisco sobre la Doctrina Social

opinion-candidatos-sin-color
Candidatos presidenciales “no tienen color ni sabor”

Les falta encanto, liderazgo y el “don” para ser ídolos de multitudes Opinión Por: Bernabé Gámez Hernández Quién lo creyera,

opinion-bandera-blanca.
Juventud, divino tesoro

En un sinfín de adversidades y pesadumbres, la juventud colombiana se desenvuelve en un país indolentemente gobernado por una oligarquía

duque-04-10
Así no, no es un no

La verraquera del no por la paz. “La paz no es patrimonio político de una persona”, dice Duque. Pero, impedir

andres-arias-01-10
¿Cómo saldar la deuda con los jóvenes?

Representatividad de la juventud en Colombia: un desafío de todos. Los hechos de los últimos meses confirman que es necesario