En visita a la planta de beneficio animal de  Pacho, la Gobernación junto a la Alcaldía, puso a disposición esta moderna infraestructura con todas las especificaciones técnicas e higiénicas con las que antes no contaba y por eso iba a ser cerrada.

Con la gestión adelantada del alcalde Ronald Rangel, hoy esta planta está lista para entrar en operación y prestar el mejor servicio a los pobladores, no solo para los que tienen ganado sino para quienes comercializan con él.

Fueron $818 millones de los cuales $257 millones se aportaron por parte del departamento. De esta manera se benefica a la cadena cárnica y a los consumidores en cuanto calidad e higiene.

De ésta forma el Invima – Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos dio el registro sanitario y por eso empezó a prestarle los servicios a Supatá y otros municipios.