Aniversarios 483 de Pasca, Cundinamarca

Pasca: capital agrícola de la provincia del Sumapaz

Ubicado al pie del imponente Páramo del Sumapaz se encuentra un asentamiento poblacional, es Pasca, la capital agrícola de la región, que, acompañada de su riqueza hídrica, es también el escenario productivo de mayor importancia para la provincia y el departamento de Cundinamarca. Su clima es ideal para la producción agropecuaria y ganadera; fundamentándose en ello su actividad económica.

Los servicios y el turismo, también hablan de las bondades que ofrece el pueblo “cercado por el Creador”; donde la cordialidad y nobleza de su gentilicio, además del valor que dan al trabajo del campo; lo convierten en una referencia social para propios y visitantes.

Es la cuna de la Balsa Muisca de Oro y tiene un impresionante legado histórico que de seguro te cautivará, por ello, desde Noticias Día a Día, te invitamos a compartir este trabajo especial donde resaltamos las virtudes y realidades de los pueblos de Cundinamarca.

Redacción: Luis Enrique Hurtado R

Lo mejor de Pasca en imágenes…

El municipio de Pasca a la par de contar con un clima acogedor y un gentilicio de particular tradición servicial; destaca también por sus edificaciones, sus historias e inimaginables paisajes que le ofrece el Páramo del Sumapaz.

Fotografías de: Ricardo Sánchez

Noticias día a día
Noticias Día a Día
Noticias Día a Día
Noticias Día a Día
Noticias Día a Día
Noticias Día a Día
Noticias Día a Día

Pasca, terruño de la Balsa Muisca de Oro

Uno de los acontecimientos más importantes del municipio agrícola de Pasca, es que fue allí donde se encontró la Balsa Muisca de Oro, un hecho ocurrido en el año 1.969.Tantas historias se han contado sobre este evento, incluso relatos donde afirman que la reliquia fue encontrada en otros municipios de Cundinamarca, cercanos a Pasca.

Sin embargo, investigadores han concertado que fue en la Capital Agrícola del Sumapaz, donde antiguas civilizaciones habrían guardado la pieza.Es entonces como cobra fuerza la historia legada por los parientes Gabriel Cock Hincapíe y su tío el cura Jaime Hincapié Santamaría, quienes narraron que el descubrimiento se confirmó cuando el cura revisaba un libro de orfebrería precolombina y un campesino le aseguró que poseía una imagen parecida a la que se reflejaba en la revista.

“Un día llegaron dos campesinos, líderes comunistas, Miguel y Erasmo González, y le preguntaron a mi tío por libros sobre indios y oro. Él les mostró un libro español que hablaba de Los Muiscas y, al ver allí una balsa en oro, le dijeron que ellos tenían una así, pero con más figuras”, afirmó Gabriel Cock Hincapié.

“Es esta, pero más grande”, replicaban los campesinos, al señalar la Balsa de Siecha que veían en la hoja del texto, se asemejaba a la que días atrás, habían hallado en una cueva entre las veredas El Retiro y Lázaro Fonte en Pasca.

Lo cierto del caso es que el Padre Hincapié al confirmar el descubrimiento de una pieza indígena de esas características y habiendo conocido la suerte que corrió la Balsa de Siecha, persuadió a los trabajadores para que no la vendieran.

Mientras tanto, se comunicó con funcionarios del Museo del Oro, para informar del hallazgo con la intención de que hicieran las gestiones de rigor para poder adquirir la orfebrería.La defensa de la Balsa de Oro se convirtió en una obligación para el Padre, que no dudó en emplear incluso el púlpito, para resaltar su importancia y el deber de preservarla.

De tal modo y con justa razón, al cura Hincapié Santamaría se debe que no se hubiese perdido la pieza, como pudo haber ocurrido sin duda alguna, si esta hubiese caído en manos de coleccionistas privados o destruida para fundir el oro. El Banco de la República, a solicitud del Sacerdote, inició todos los trámites para la compra de la imagen dorada y su traslado al Museo del Oro de Bogotá, donde reposa la reliquia que habla de la fantástica historia de El Dorado.

Los campesinos recibieron una suma de dinero de funcionarios del Banco de la República, con lo cual se oficializó la adquisición de la pieza por parte del Estado. En Pasca, el descubrimiento de la Balsa Muisca tuvo efectos notables: por un lado, estimuló en los campesinos el interés por encontrar objetos similares y también reforzó en el imaginario local, la imagen que el padre Hincapié había pretendido difundir entre los pobladores, sobre la importancia de Pasca en tiempos anteriores a la llegada de los españoles.

Importante saber de Pasca

Noticias día a día

HISTORIA

Su historia se remonta a la época prehispánica, cuando estos territorios eran habitados por Los Muiscas, siendo Pasca un nombre de origen chibcha con el que las poblaciones indígenas identificaban a una extensión de tierra “cercada por el creador”, último pueblo de la sabana que da paso al Valle de Los Sutagaos.

Los datos reseñan que fue fundado en 1.537 por españoles y 58 años más tarde constituyeron allí, dentro de las montañas del Sumapaz, un resguardo indígena de casi 15 mil fanegadas.Pasca a nivel geopolítico representaba un corregimiento de Santa Fe de Bogotá del cual dependía el pueblo de Fusagasugá.

Investigaciones realizadas por historiadores colombianos aseguran que estas tierras fueron descubiertas por el Capitán Juan de Céspedes, cuando exploraba los territorios al pie del páramo en busca de Los Panches o Tolimas (tribu de origen amerindia).

Siguieron pasando los años y en la colonia española que no dejaba de esparcirse por América, seguía hablándose de una tierra dentro de las montañas, escenario de un imponente páramo, de un clima abrigador y de miradores majestuosos, habitada por seres que a ellos les parecían extraños, por sus formas, costumbres y apariencia (particularmente la estatura).

Transcurrió el tiempo desde 1.592 a 1.604, cuando la zona fue visitada por oidores de la Corona Española como Bernardino de Albornoz, Miguel de Ibarra y Luis Enrique, quienes afirmaron que la población indígena presente en el sitio superaba los 1.339 aborígenes.

Esa realidad poblacional, los haría pensar en la construcción de un monumento, que representara en aquel territorio las costumbres y religiones que se traían del viejo continente.  En ese sentido se contrataron los oficios de un albañil, Juan de Roblesla, que edificara en 1.604 una iglesia de tapia y teja.

Aunque el templo fue objeto de reiteradas modificaciones entre los años 1.732 y 1.763, el 12 de julio de 1.785 la edificación sucumbió casi en su totalidad a raíz un temblor en la región que causaría severos daños a sus bases.

 

Desde entonces y hasta el año 1.788, gracias a la iniciativa del cura José Terán se logró solicitar una nueva construcción que terminó en 1.791. Duró hasta 1.925 cuando en el apogeo del modernismo arquitectónico se demolió la iglesia en su totalidad y se construyó la que actualmente existe en el centro del municipio: Parroquia Nuestra Señora de la Encarnación de Pasca.

El 24 de diciembre de 1928, Carlos García y Enrique Liévano llevan al pueblo los dos primeros carros halados por bueyes, para lo cual atravesaron potreros.[
Entre 1937 y 1940 se crea la primera empresa de transportes denominada la flota Unida.
En 1969 es encontrada la Balsa Muisca en oro, por el señor Cruz María Dimaté en la vereda Lázaro Fonte.
Estos acontecimientos forman parte de la memoria histórica de Pasca, capital agrícola de la provincia del Sumapaz, Cundinamarca.

Alcaldía de Pasca

Gobierno

El municipio de Pasca, ubicado en la Provincia del Sumapaz de Cundinamarca; se representa como una entidad territorial de Colombia y su sistema de Gobierno es democrático, lo que indica que sus autoridades son electas a través del voto.

En ese contexto el Gobierno de Pasca forma parte de la Rama Ejecutiva del país, representada además por el Presidente, Vicepresidente, Ministros, Gobernadores, Alcaldes y Jefes de Departamentos Administrativos.

La actual Alcalde de Pasca es Jenny Katerin Mora Hortúa, conducirá las riendas de la ciudad en el periodo 2020 – 2023.

Su Gente

El gentilicio del municipio de Pasca es el “pasqueño” y a pesar de que muchos de los personajes que hablan de la historia de esta ciudad, no son nativos del lugar, son valorados por sus importantes aportes a la fundación social, económica, religiosa y cultural de la Capital Agrícola del Sumapaz. Dentro de este grupo se reconoce la labor de:

• Jaime Hincapié Santamaría

Nació el 1 de octubre de 1914 en Medellín. Sus padres fueron Leopoldo Hincapié Garcés, médico cirujano educado en París, y Olga Santamaría Herrán, nieta del general Pedro Alcántara Herrán, y bisnieta y ahijada de bautismo del general Tomás Cipriano de Mosquera.

Para el municipio de Pasca, el padre Hincapié Santamaría, representa mucho valor educativo y cultural, puesto que en los peores momentos de la ciudad y cuando nadie apostaba al crecimiento y progreso de la urbe, lideró y gestionó la construcción de escuelas y centros de formación educativa, para brindar zonas de enseñanza a los habitantes. Se sabe que con sus propios recursos adquirió un terreno donde se construyó la Normal Parroquial Nuestra Señora de la Encarnación.

Para facilitar el ingreso, otorgó becas y estableció que no se cobrará pensión a quienes manifestaran su interés en estudiar.

En una parte del terreno se levantó la granja agrícola y luego, cuando la Normal pasó a manos de la administración departamental y quedó libre el terreno donde funcionaba, por orden del padre Hincapié se demolió el edificio y se construyó un campo de deportes que fue inaugurado el primero de mayo de 1968.

Un trabajo realizado por José Abelardo Díaz-Jaramillo titulado El museo arqueológico de Pasca: una hipótesis sobre su origen, apunta que el padre Jaime sentía un especial interés por los conocimientos históricos y científicos. De hecho, formó una biblioteca en las instalaciones del museo, que fue enriqueciendo con el paso de los años y en la cual, según afirman varias fuentes, reposan documentos originales de la época de la Independencia y del periodo republicano del siglo XIX.

Valga destacar que el interés de los párrocos por el pasado republicano y colonial no fue extraño. Hubo casos, como el del padre José Rafael Poveda, considerado pionero en la formulación de estudios afroamericanos en Colombia; o el del padre Julio Sabogal, autor de una historia de Fusagasugá, en donde se resaltó la importancia del pasado indígena. En fin, los ejemplos son numerosos.

• Gladys Josefa Soacha Mora: Diseñadora del Escudo de Pasca.

Catedrática de música en uno de los mejores colegios de secundaria en Cundinamarca, pertenece al Orfeón del Departamento, autora de varias canciones dedicadas a Pasca; ha grabado varios discos de música colombiana.

• Manuel María Rodríguez (Bardo Peregrino): Autor del Himno Folclórico de Pasca.

Gastronomía

El plato típico del municipio de Pasca es el popular “chirrión con papa chorreada” y manifestaciones colectivas afirman que no hay mejor sazón que el de María del Jesús Cortés; mejor conocida por todos como “Marianita”.

Aclaró que aunque no es natal  de la ciudad, le debe todo lo que ha logrado. Y es que su nombre es tan representativo en el pueblo, que al preguntar por la mejor gastronomía de la Capital Agrícola del Sumapaz; el punto obligado es el Restaurante de Marianita.

Desde Gobernadores hasta reconocidos deportistas han pasado por esta cocina, quedando atrapados  por el sabor característico del chirrión con papa chorreada y acompañado además de la sopa de arroz.

Economía y Turismo

El municipio de Pasca cuenta con Pisos Térmicos de Páramo y Piso Térmico de Frío, suelos idóneos para la actividad agrícola y la Ganadería.

Otra de sus bondades es el recurso hídrico que se acompaña y desprende del impresionante páramo del Sumapaz.

El pueblo está bañado por los ríos batan, cuja (quebrada San Joaquín, angostura y Sabaneta), y Juan viejo (quebrada los Cubios, Costa Rica, los salarios, peñuela y las antiguas).

Este municipio cuenta con un gran potencial hídrico agrupado en microcuencas que drenan las aguas al río cuja el cual es tributario del río Sumapaz.

Todas estas cualidades destacan al municipio de Pasca como un lugar de alto potencial económico, donde el turismo a la par de sus actividades en la agricultura y la ganadería, son la base fundamental del sostenimiento comercial de la ciudad.