CARTA DEL LECTOR. Desde la gloriosa victoria del 21 de octubre de 2018, donde 39.175 fusagasugueños le dijeron SÍ al agua NO al petróleo, el único símbolo que conmemoraba este hito de nuestra historia reciente fue borrado.

 

Mi nombre es Francisco Barbosa; soy periodista, activista político alternativo y pertenecí al comité ambiental “Todos por Fusagasugá”, el cual fue uno de los promotores de la consulta Ambiental Anti-minera junto con otras tres organizaciones ambientales.

Esta consulta obtuvo un reconocimiento a nivel nacional, por ser la población más grande en rechazar las exploraciones mineras y convertirse en el primer territorio libre de fracking en Latinoamérica.

Es por eso, que me llenaba de orgullo transitar por el sector del Puente del Águila, donde un grupo de artistas que apoyaron la consulta decidieron hacer una conmemoración mediante un hermoso mural que fue borrado hace pocos días.

“NO al saqueo de nuestros recursos, que la historia no se repita”, rezaba el mural haciendo alusión al impacto positivo que tuvieron los resultados de la consulta ambiental; en la imagen también aparecía el Indio Sutagao, emblema de los fusagasugueños.

El motivo de mi indignación (y el de numerosos ambientalistas), es que era el ÚNICO homenaje público hacía este triunfo del agua y la vida, el cual fue tapado por organizadores del Festival ‘Uzathama’, quienes desconociendo el significado de esta pintura hicieron caso omiso a mi sugerencia de conservar ese pedacito de historia de Fusagasugá.

Miembros de este colectivo de artistas después de escuchar mis requerimientos, solo dijeron estar haciendo un regalo artístico al municipio; pero ¿cuál es el regalo si se está borrando la historia de Fusagasugá?

Cabe aclarar que yo apoyo el Festival de murales, pero considero que la nueva obra debería ser alusiva a la Consulta y no una pieza abstracta como los otros murales que ya han hecho.

Además, hago el llamado a las autoridades competentes para que realicen más obras que conmemoren este importante hecho, como un monumento al agua y ¿por qué no volver día cívico el 21 de octubre?