En una competencia ciclística de poco renombre y conocimiento a nivel mundial, que cuenta con poca visibilidad a través de medios de comunicación y que muchos aseguran, sirve como preparatorio para las carreras de mayor calibre, el zipaquereño Egan Bernal acaba de dar un golpe en la mesa, previo a un nuevo Tour de Francia.

 

El actual campeón de la carretera más importante de Francia, ganó en la tercera etapa de la Ruta de Occitania, considerada por medios especializados como la “etapa reina”, y esto convierte a Bernal en el nuevo líder de la competencia, recordando que hasta el inicio de la jornada de este lunes, se hallaba en la posición #12 a pocos segundos del anterior líder.

Lo que significó un duro reto para el pedalista cundinamarqués lo pone en las primeras portadas de los portales web sobre ciclismo, debido a que esta etapa representó un recorrido de 163 kilómetros en alta montaña y le apuntaría a un guiño para revalidar su título en el Tour de Francia. Adicional al obstáculo de la misma ruta, se engrandece el triunfo debido al competidor que terminó venciendo.

Egan Bernal se enfrenta, entre otros ciclistas, a su anterior compañero de equipo en el Ineos y hoy rival, el británico Chris Froome, quien será uno de los principales duelos que deberá enfrentar en la competencia del Tour de Francia y que hoy, en una carrera de menor calibre y renombre, venció.

Fuente: EFE