Las ayudas corresponden a programas acordados entre la Gobernación de Cundinamarca y la Alcaldía de Zipaquirá.

 

El procedimiento forma parte de las estrategias diseñadas contra los efectos de la pandemia, y  con el propósito de estimular la reactivación de la producción rural.

Los productores recibieron, entre otras cosas, semillas, abonos y otros elementos necesarios en la producción de alimentos y materias primas comunes en la región.

Esta vez resultaron favorecidas 21 familias de las veredas Rio Frío y Empalizado, cuyos labriegos, en gran medida, se dedican a la producción de frutas, pastos y papa.