Publicidad

¡Suena Payambó!

Nata 2.png
Compartir
Compartir

Payambó, una banda de música alternativa que lucha por consolidarse como grupo independiente, pero «si una chica hermosa como Sony viene y le dice: ¿Quieres bailar conmigo?, lo piensan. 

«A mi pueblo lo han robao». Así, sin titubear, Payambó denuncia los pesares y los males de una patria a la que llaman Locombia.  

​Payambó suena quizás a pueblo indígena, o mejor, a un primo hermano de la cumbia, ese son que hace menear las caderas en el Caribe. No es ni lo uno, ni lo otro, es la suma de sílabas propuestas al azar por los músicos colombianos Charlie, Cristian, Jose, Louie, Eliana y Lucho. 

​Antes llamada Café Verde, Payambó es un grupo que ha sonado fuerte, no tanto como quisiera, pero ha sonado y va camino a sonar en tarimas internacionales, sin necesidad de componer géneros urbanos o populares. La banda fusiona, más bien, aires colombianos con ritmos extranjeros como reggae y rock. 

​Este sexteto es un ejemplo de cientos de agrupaciones nacionales que bregan por abrirse paso en la escena musical colombiana, la cual, según el gerente regional de Sony Music, Guillermo Mazorra, factura anualmente unos tres billones de pesos que proceden principalmente del reggaeton y la electrónica. 

​A quienes asisten a los conciertos de la banda «el cuerpo les pide seguir el tambor y la mente les pide olvidar el dolor». Desde los más pequeños hasta los adultos vestidos con chaqueta de cuero y botas  punta de acero se mueven al ritmo de la música fusión. 

​»Si tú ves que 40 mil personas están siguiendo lo que estás cantando, te sales del cuerpo», dice con emoción Charlie Murcia, la voz principal, al recordar su presentación en Rock Al Parque 2016. Al hablar sobre ese día, los ojos del menudo hombre de 27 años, dreadlocks y barba, se iluminan y una sonrisa genuina aparece. Para los demás integrantes de la banda, él es el más sensible, rasgo que le ayuda a componer las letras de las canciones. 

Nata 2.png 

Charlie componiendo una canción. / Natalia Romero

Pa’ pagar deudas 

Los Payambó, al igual que el 46 por ciento de los músicos colombianos, consideran que no ganan lo suficiente para costear sus gastos. Por ello, financian la banda a punta de presentaciones en bares y ventas de discos. Los gastos personales son sostenidos mediante actividades alternas a la banda.

De los seis integrantes de Payambó, cinco son docentes. Eliana, Jose y Cristian forman, musicalmente, a jóvenes en los Centros Locales de Artes para la Niñez y la Juventud (Clan).  Lucho imparte lecciones de bajo eléctrico y Charlie enseña tela acrobática. 

​En el mundo de la música todo cuesta. Charlie es testigo de que al trabajar independientemente hay que ser recursivo. Recuerda que Cristian, el guitarrista y manager, «tocó sin guitarra propia hasta hace dos años». Añade que todavía deben pedir prestados pedales de efectos, porque no tienen ingresos suficientes para adquirirlos. 

Nata 3.png                                

Cristian, el guitarrista, ensayando. / Natalia Romero

Industria Musical

El Ministerio de Cultura, el Instituto Distrital de las Artes (Idartes), la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, y la Cámara de Comercio han implementado diversos espacios de estímulos, formación y promoción para los artistas independientes.

​En Bogotá, Idartes se encarga de apoyar a los artistas independientes de música popular, tradicional y urbana. Su estrategia de estímulo cuenta con cinco dimensiones: formación, investigación, creación, circulación y apropiación. Más de mil personas se benefician con esta iniciativa cada año. Édison Moreno, encargado de la dimensión de formación y emprendimiento de dicha institución, expone que la entidad dispone de anualmente de 913 millones de pesos para cumplir con dicha misión.

En el ámbito internacional, la música independiente colombiana está adquiriendo gran fuerza. Sin embargo, es un fenómeno reciente, por lo que no se encuentra al nivel de países latinoamericanos como Cuba, Brasil, México o Argentina que, según Jaime Monsalve, director de programación de la Radio Nacional de Colombia, son los principales exportadores de contenidos sonoros de la región. El impacto de los artistas colombianos es demostrado en los premios Grammy Latino 2016, en el cual se entregaron nueve gramáfonos a artistas colombianos. 

Nata 4.png

Carlos Vives recibiendo gramáfono en los Latin Grammy 2016. / CHRIS PIZZELLO, AP.

Grandes disqueras

Mazorra asegura que los artistas, al trabajar de la mano con grandes disqueras, «están poniendo su talento y la compañía hace el resto»; de modo que se encarga de cubrir todos los gastos de «grabación y marketing». 

​Un contrato con estas compañías puede traer enormes beneficios económicos, teniendo en cuenta que el precio de producción de un disco en estudios de grabación oscila entre los 50 y 60 millones de pesos. Para que Sony Music, Warner o Universal se interesen en artistas independientes es porque están «generando movimiento» en el mercado. Es decir, atrayendo gran cantidad de audiencia. 

​Por el contrario, Sebastian Panesso, guitarrista de los Petit Fellas, manifiesta que si bien estas disqueras poseen un mayor alcance cuando se trabaja independientemente «puedes hacer lo que te dé la gana con tu arte». Reitera que sí es posible ser artista y autogestionarse, aunque requiere más trabajo. Los Petit funcionan así: Sebastián se dedica a la producción de audio, el vocalista maneja las redes sociales, el pianista el mercadeo y el baterista las finanzas. 

Internacionalización

Después de siete años de trabajo y de haber estado de gira por Colombia, Payambó consiguió un patrocinio en el exterior. Al asistir a la Rueda de Negocios de Rock al Parque, la banda se reunió con los representantes del Festival Quimera, que se desarrolla en Metepec, México, para hacer parte de su versión número 26.

Nata 5.png                                  

Payambó en Teotihuacán, México. 2016 / Facebook

Pese a que los gastos del día del festival fueron costeados por los organizadores, las demás inversiones de la gira, por el país azteca, deben ser financiados por la banda con shows en bares mexicanos.

La identidad es el rasgo más llamativo de Payambó. Además, de su singular música, entregan al mundo una enseñanza, » un color, un sabor, un sonido, una experiencia». Su finalidad no es llenarse los bolsillos de dinero sino contagiar a los colombianos con el valor de la vida, la naturaleza, el amor, la pertenencia y la memoria. 

Pero eso sí, como advierte Charlie: «Si una chica hermosa como Sony viene y te dice: «¿Quieres bailar conmigo?», lo piensas, dependiendo de las condiciones. Cómo desaprovechar esa ‘seductora’ propuesta si al aceptarla podrían cumplir con su misión de masificar la música colombiana. 

​*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

 

Publicidad

Otras noticias

Cárcel para asaltantes de escuelas en Cundinamarca y Boyacá

Se llevaron los computadores y equipos pedagógicos de numerosas instituciones educativas en los municipios de Guayabal, El Rosal, Gama y

Condecoran al H San Rafael de Fusagasugá, Cundinamarca

*Información de la Oficina de Comunicaciones del Hospital San Rafael de Fusagasugá, Cundinamarca. El reconocimiento se efectuó durante la Audiencia

Juicio disciplinario contra Alcalde de Pulí, Cundinamarca

Con dineros del Sistema General de Participaciones, SGP, de forzosa inversión, girados para capacitación, aparentemente suscribió y canceló los servicios

Detenido con vehículo supuestamente robado en Sibaté, Cundinamarca

Fue sometido por la Policía en persecución que cubrió varias cuadras; al verse rodeado intentó escapar a pie, pero tampoco

El psicorrrígido

En días pasados escuché a ZOLIMA MONTES (hija del cuestionado personaje que grabó el video de GUSTAVO PETRO recibiendo dinero

Campaña de donación de sangre en el H San Rafael de Fusagasugá, Cundinamarca

Será adelantada entre martes 18 y miércoles 19 de este mes de 8 de la mañana a 4 de la