Barras bravas: euforia y muerte

Opinión

Es necesario repensar cuál ha sido el rol que ha desempeñado el periodismo y qué postura  debería tomar con respecto al fenómeno de la violencia en los estadios.

El fenómeno de la violencia en los estadios de fútbol es, quizás, de los asuntos que más preocupan a las directivas de la Dimayor y a los amantes del fútbol colombiano en general. Las llamadas ‘barras bravas’ que, en muchas ocasiones, son las responsables de los episodios violentos alrededor del ‘deporte rey’, han pasado a convertirse en un problema grave que los altos mandos del deporte en Colombia ya no saben cómo solucionar.

Según el periódico El Tiempo, cada 22 días muere una persona por causa de la barbarie en el fútbol y este es un fenómeno que se viene repitiendo desde la década de los noventa, en Colombia, y desde 1967 en Argentina cuando un hincha de Racing Club murió a manos de fanáticos rivales. (Barras bravas en el fútbol consumo de drogas y violencia, 2014.).

En vista de ese panorama cabe preguntarse: ¿qué pueden aportar los medios de comunicación y los periodistas deportivos para solucionar el problema de la violencia en los estadios?

Los medios de comunicación pueden ser un mediador entre las barras bravas ya que pueden incentivar la sana convivencia entre los hinchas. Según Ricardo Arce, periodista de Win Sports, “es nuestro deber  cuidar el lenguaje de nuestra profesión para evitar rivalidades y regionalismos”.

Por otra parte, para el periodista deportivo Julián Capera,”el tema va mucho allá de si se han mejorado las penas o no. Hay que mirar que tan efectiva es nuestra justicia. Muchas veces quedan libres  los miembros de las barras bravas y esto sigue pasando, siguen yendo al estadio y haciendo terrorismo desde las tribunas”. Según un artículo de la revista Semana, publicado en el año 2013, todos los casos están en manos de fiscales y se mantienen en etapa de indagación. Ninguno de los investigados está detenido.

Por otro lado, para otros, el problema se sale de las manos de los medios de comunicación. Según Alexis García, “las barras bravas influyen negativamente en el fútbol, no solo porque generan violencia sino porque perjudican el rendimiento del jugador puesto que generan un estrés adicional al de la competencia y miedo a fallar por las represalias de las barras”.

Sin embargo, a pesar de que el problema trascienda al periodismo, es innegable que los profesionales de la comunicación teniendo en cuenta que, además de los propios clubes, los medios  son unas de las entidades más influyentes en el hincha colombiano y son capaces de modificar la percepción de las dinámicas del fútbol en el país.

En ese sentido, es urgente que los medios de comunicación se tomen el problema en serio. ¡No basta con los ‘lamentos’ esporádicos de los presentadores al aire! Dejar de lado el problema con tan solo insignificantes comentarios solo va a seguir dejando la sensación de que la violencia en los estadios es un inconveniente menor. Es necesario hacer cubrimientos serios e investigaciones críticas que dejen al descubierto a los principales responsables de la violencia. En otras palabras, necesitamos hacer periodismo.

Para Juliana Salazar, periodista de La W Radio afirma que “el hincha es aquel que está en las buenas y en las malas, está pendiente de las contrataciones del equipo para la temporada, y el fanático es aquel que se atreve a dar hasta la vida por su equipo, lleva todo al extremo pelea con su familia, no rinde en el trabajo”. Al fanático es al que debemos enviar un mensaje de no violencia, hacerle saber que se puede disfrutar del fútbol con tranquilidad.

Ante el grave problema de la violencia en los estadios, el periodismo deportivo debe asumir un rol que, hasta el momento, no ha desempeñado: el de transmitir mensajes de sana convivencia en el fútbol. Hasta ahora, el periodismo deportivo solo ha cumplido la labor de informar sobre los lamentables hechos que suceden, pero no ha cumplido su labor social de contribuir a la solución de dicha problemática.

Las “barras bravas” o bien barras deportivas deben continuar, debido a que estas son el aliento del equipo, pero sus integrantes se deben someter a un proceso de alfabetización para que tengan conocimientos de temas que les sirvan cuando no estén en el estadio asistir a conferencias sobre el respeto por el rival y para que vean al fútbol como una diversión y no como una pasión. De esta manera no cegar la vida de un ser humano inocente. Es muy importante una mayor revisión de la policía al momento del ingreso de hinchas al estadio y si es el caso practicar una prueba de alcoholemia, esto con el fin de evitar que las personas que hayan bebido ingresen. Ante el más mínimo síntoma de agresión entre las barras o hacia los jugadores, se debería dar por terminado el partido, sancionar al equipo con la pérdida de puntos y no dejar entrar nunca más vándalos a un  estadio.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Loading...
La casa de apuestas deportivas Bet365 ofrece a sus nuevos usuarios españoles un Bono de Bienvenida del 100% del primer ingreso que realicen, con un máximo de 100 € Al , realiza en tu nueva cuenta un ingreso mínimo de 10 € y tendrás derecho a un bonus del 100% de esa cantidad, hasta un máximo de 100 €.