Consiguió pase con tramitador y ahora tendrá que pagar cárcel.

Bogotá

Ocurrieron los hechos en Bogotá cuando un conductor de servicio público acudió ante la Secretaría de Movilidad del Distrito, con la intención de renovar su licencia de conducción.  A la entrada le ofreció sus servicio uno de los intermediarios que merodean esas oficinas; hicieron negocios pero, a cambio del dinero pagado, obtuvo una licencia falsa que lo puso tras las rejas.

 

Consecuencia de ello tendrá que pagar dos años de detención domiciliaria toda vez que el documento resultó ser una falsificación bien elaborada, pero que los expertos de la Policía detectaron como apócrifo.

La decisión del Juzgado 30 Penal del Circuito de Bogotá, con funciones de conocimiento, cobija a Luis Fernando Ardila Castro, un conductor de servicio público que, entre otras cosas, quiso esquivar varias multas por infracciones de tránsito acumuladas durante los tres años anteriores.

“Le entregó una copia de su cédula de ciudadanía a esa persona, tres fotos y su firma, lo que lo convierte en determinador del delito de falsedad material en documento público”, indica el escrito del administrador de justicia.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/323051767900184/