Podría crecer número de mujeres asesinadas por monstruo de Monserrate.

Bogotá

La Policía de Bogotá y la Fiscalía tratan de establecer si Fredy Armando Valencia, un ex estudiante universitario y habitante de la calle, podría haber cometidos más crímenes cuyos cuerpos habría desmembrado   y sepultado en la parte baja del cerro tutelar  de la capital colombiana, en donde vivía en   un cambuche. Por ahora se sabe del homicidio de siete mujeres a quienes “reclutaba” de la calle del Bronx.

 

Los múltiples asesinatos se conocieron el sábado pasado cuando unas personas, quienes habían levantado sus improvisadas viviendas en el mismo sector, ya entrada la noche, encontraron extraños paquetes que sospecharon contenía restos humanos.

Entonces dieron aviso a la Policía que acudió al lugar verificando que en realidad las partes pertenecían a una mujer. Algunos de los habitantes del lugar hicieron notar algún comportamiento extraño de Valencia e incluso comentaron algo que sobre los posibles crímenes había él mismo reveló en medio de sus alucinaciones por los narcóticos.

Con esa información las autoridades procedieron a detenerlo para interrogarlo; ya en poder de los investigadores Valencia confesó los crímenes y entregó los primeros detalles de los hechos sangrientos, tras lo cual comenzaron los trabajos de exploración para detectar más tumbas. Así encontraron siete cuerpos pertenecientes a mujeres la última de las cuales fue asesinada en  noviembre del año pasado.

Valencia narró que iba a buscar mujeres adictas como él a quienes convencía de que los acompañaran para consumir drogas; en el cambuche mantenían relaciones sexuales y luego las asfixiaba hasta cuando sus víctimas perdían la vida.

Generalmente las descuartizaba y sepultaba en la zona, un área boscosa de  difícil acceso debido a que forma parte del empinado Cerro de Moserrate.

Valencia de 35 años, vivió en el sector de Kennedy hasta cuando abandonó su residencia para permanecer en la calle. Según comentan algunas personas que los conocieron el asesino fue un estudiante universitario algo destacado.

Sin embargo se dejó llevar por el ambiente de licor y drogas que impera en la mayoría de los centros de formación superior. Ya si voluntad y totalmente consumido por los alucinógenos abandonó las tareas académicas, dejó a su familia y se refugió en las calles de Bogotá.

Sus allegados no volvieron a tener noticia de él hasta cuando este martes la prensa dio a conocer el nuevo episodio de sangre, tal vez el más grave en la historia reciente del país y Bogotá. 

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/323051767900184/

¡Pago de servicios sin filas!
¡Pago de servicios sin filas!

La Patria Boba

ASOECO
Hacienda cundinamarca

Reporteritos