En Uruguay sería encuentro Santos – Maduro.

Noticias Nacionales
Tools

La posibilidad fue advertida por el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, al comunicar las novedades de última hora con relación a la crisis desatada por Nicolás Maduro al cerrar la frontera en los dos países generando graves problemas humanitarios.  Explicó que los primeros pasos en esa dirección fueron dados mediante una llamada del jefe de Estado uruguayo, Tabaré Vásquez, quién ofreció mediar en el distanciamiento entre Bogotá y Caracas.

 

Aclaró que lo anterior fue decidido luego que fuera habilitado un corredor humanitario a través de la frontera y que quedaran suspendidas las deportaciones de nacionales, a quienes no se les permitió llevar consigo sus enceres y elementos prioritarios, al igual que separadas miles de familias  conformadas por nativos de los dos países.

“La semana pasada recibí una llamada telefónica del presidente del Uruguay, Tabaré Vásquez, quien ofreció sus buenos oficios para facilitar el diálogo con Venezuela”, dijo el señor Santos agregando: “Acepté su ofrecimiento y le comuniqué que estaba dispuesto a que esta reunión fuera inclusive en Montevideo” lo anterior, “previo cumplimiento de las condiciones humanitarias mínimas que establecimos, las cuales se han venido cumpliendo”, precisó el jefe de Estado.

Lo anterior ocurre en el preciso momento en el cual la canciller colombiana, María Ángela Holguín, adelanta una gira por Europa, principalmente ante la Comisión para los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza.

Parece ser que la decisión de maduro causó escozor dentro de la comunidad internacional que no creyó los argumentos de Maduro, quién culpó a Colombia por la crisis económica y de seguridad que vive Venezuela.

Varios periódicos, entre ellos el País de  España, dijo que lo ocurrido corresponde a una jugada de Caracas por ocultar un enfrentamiento entre grupos del Ejército y la Policía Bolivariana por hacerse al control del narcotráfico y el contrabando en la frontera.

También se comentó que la crisis es una estrategia del Palacio de Miraflores por tratar de manipular la opinión venezolana de cara a las elecciones regionales de ese país programadas para diciembre.