Sigue “desmoronándose” Clan Úsuga en Urabá.

Noticias Nacionales

La Policía Nacional no detuvo su embestida contra esa peligrosa organización criminal, una de las principales en la lista de las Bacrim, en el propósito de poner tras las rejas a todos sus integrantes, principalmente sus cabecillas. En las últimas horas capturó a tres de sus jefes quienes tenían a su cargo los “trabajos” relacionados con ajustes de cuentas, sicariato, extorsiones y el denominado cobro por la salida de hojas de coca o “gramaje” como lo denomina el hampa.

 

Uno de ellos es alias “El Ben” quién controlaban una amplia zona principalmente Mutatá, y a quién las autoridades señalan como el responsable de múltiples homicidios y constreñimiento para que  los campesinos abandonaras sus tierras con el propósito de tomarlas.

Las detenciones de los peligrosos hampones ocurrió en las últimas horas y en desarrollo de operativos especiales registrados en el corregimiento Pavaradó, jurisdicción de Mutatá, noroccidente  de Antioquia.

Comandos especiales fueron desplazados al lugar en donde se escondían los bandidos como lo informaron unidades especiales de inteligencia, a quienes se les había encomendado la dispendiosa y peligrosa tarea de perseguir al citado clan.

En  el lugar, una casa rural,  se encontraba parte de los cabecillas de la tenebrosa organización; procedieron a rodearla en horas de la noche  y éstos, al notar la presencia de los uniformados, los atacaron en duro cruce de disparos con armadas de grueso calibre.

Luego de varios minutos de fuerte balacera los uniformados lograron someter a alias “El Ben” o “Chepe” quién cayó junto con dos de sus escoltas, uno de ellos con heridas en su pierna izquierda.

Edven Guillermo Rodríguez Correa, alias “El Ben”, era uno de los 10 delincuentes más buscados por las autoridades en el departamento de Antioquia. En su contra existen órdenes de captura vigentes por los delitos de concierto para delinquir, homicidio agravado y desplazamiento forzado.

De 38 años, es desmovilizado de Bloque Élmer Cárdenas de las extintas AUC, y tras abandonar el proceso de sometimiento a la justicia, se vinculó al “Clan Úsuga”, en el que fue escalando posiciones por su frialdad y desfachatez a la hora de imponer extorsiones o amenazas a los pobladores.

Es sindicado de ejecutar seis asesinatos selectivos en los últimos dos años, además de haber ordenado múltiples muertes de delincuente que se opusieron a la hegemonía que la organización intentaba imponer en el Urabá antioqueño y Chocoano.

Alias “El Ben”, tenía a su cargo un grupo de hombres armados, que recorrían fincas en Mutatá (Antioquia) y varios de sus corregimientos, con el fin de atemorizar a ganaderos y obligarlos abandonar las tierras. 

En otros casos, les hacía exigencias tan altas de dinero, que las víctimas no tenían tras lo cual presionaban  su salida obligándolos a traspasar  enormes hectáreas a nombre de los cabecillas.

Según los testimonios de algunos campesinos, este delincuente definió tarifas o pagos por el cultivo y salida de coca. El denominado “gramaje” lo recaudaba periódicamente y le entregaba cuentas del mismo al quinto cabecilla del “Clan Úsuga”, Jairo de Jesús Durango Restrepo, alias “Guagua”.

La red de extorsionistas a cargo de alias “El Ben”, también está vinculada a la minería ilegal. Las investigaciones determinaron que los delincuentes definieron valores que debían pagar los mineros para extraer oro ilegalmente, en áreas  de reserva forestal. Quien no cumplía, era expulsado de la región y debía ceder la maquinaria utilizada para el ilícito.

Edven Guillermo Ridríguez Correa, alias “El Ben”, es trasladado a esta hora a Medellín (Antioquia), donde será presentado ante un juez de garantías y se le definirá sitio de reclusión.

Loading...