Contraloría urge más compromiso de mandatarios frente a vivienda rural.

Noticias Nacionales

Lazó llamado a alcaldes y gobernadores a fin de que desarrollen propuestas encaminadas a atender las necesidades del campesinado colombiano, cerrando la brecha existente entre la población urbana y rural.  Dijo que lo analizado dentro del Plan Nacional de Desarrollo permite concluir que los programas son insuficientes; anota que se asignan proyectos pero no son concluidos.

 

Advierte que persisten problemas estructurales en términos de ejecución de iniciativas relacionadas con vivienda para los campesinos,  al tiempo que lo previsto en la agenda oficial no es suficiente para atender ese frente.

Lamentó además que las partidas fueron recortadas de manera dramática toda vez que las asignaciones el año pasado fueron de $528.444 y este apenas alcanza los $215,427 lo que significa una disminución por el orden del 63%.

En ese escenario resalta que “el Estado colombiano ha estado lejos de tener una política consistente y eficaz para remediar las carencias de la vivienda en el campo y que contribuya a cerrar la brecha que existe entre el déficit habitacional rural (68%) y el urbano (27%)”.

Para la CGR, la política en materia de VISR ha sido una política de corto plazo, sin que se observe un efecto significativo sobre el problema estructural del déficit habitacional rural. A manera de ejemplo, la emergencia económica, social y ecológica a causa de la ola invernal del 2010 permitió ejecutar recursos de forma eficiente y rápida, pero no hay certeza de que dichas necesidades hubiesen ayudado a reducir  el déficit calculado para el año 2005 o si con ocasión de la emergencia surgieron nuevas necesidades que requieran atención del Estado.

Otro aspecto que lamenta la Contraloría tiene que ver con el desempeño y participación del subsidio de las Cajas de Compensación Familiar, como también los créditos Finagro.

Considera que han faltado lineamientos por parte del Gobierno Nacional para la distribución de los recursos del subsidio de vivienda rural que otorgan las Cajas de Compensación Familiar, ya que durante las vigencias 2.010 a 2.014 no se utilizaron los recursos del subsidio de VISR a cargo de las Cajas de Compensación Familiar, permaneciendo inactivos $6.500 millones de pesos.

A su vez, la línea de crédito de Finagro, a pesar de haber contado durante el periodo 2010-2014 con $6,8 billones para VISR, no tuvo demanda por las restricciones que ofrecen las condiciones exigidas para acceder a ésta y la no vinculación de la población rural a trabajos formales y permanentes, lo que redunda en bajos e inestables niveles de ingresos para responder por este tipo de obligaciones.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/323051767900184/

Loading...