De nuevo se alborota delincuencia en Fusagasugá.

Fusagasugá

La sucesión de una serie de asaltos, robos y atracos en los últimos días pusieron en evidencia un preocupante incremento de la actividad delictiva en la ciudad, según pudo establecer este portal informativo tras recibir denuncias en ese sentido. La zona más afectada, de momento, es el centro de la ciudad en las cuadras que rodean La Plaza Mayor incluyendo la carrera sexta y quinta, conforme a las informaciones suministradas por las víctimas.  

 

El caso más sonoro tiene que ver con el saqueo de que fue objeto un negocio dedicado a la venta de celulares, computadores y el servicio de telefonía e internet; en la madrugada del pasado lunes un grupo aún no determinado de bandidos penetró por el techo y se llevaron un millonario botín.

Forzaron una reja gruesa dispuesta en la parte alta de la puerta de una vieja edificación ubicada sobre la carrera sexta entre calles quinta y sexta, es decir en el costado oriental de la Alcaldía de Fusagasugá, media cuadra al norte del Tempo de Nuestra Señora de Belén.

*Por esta reja ingresaron a la casa.

Por lo observado y según estiman los dueños del negocio por ahí debió entrar una persona delgada, posiblemente un menor de edad; no había espacio para alguien de contextura gruesa.

Luego, parece, ingresaron una escalera por la cual el mismo bandido subió hacia  el cielorraso para abrir una ventosa que le permitiera el ingreso al establecimiento comercial.

*Por este hueco ingresaron al techo.

Unas rejas dispuestas sobre el techo del local impidió que los ladrones saquearan completamente el negocio; no pudieron llevarse varios computadores y un televisor plasma, pero sí una millonaria suma de dinero en efectivo, celulares, tabletas y otros artículos costosos pero de menor tamaño. Se estima que los bandidos hurtaron mercancías por valor de 30 millones de pesos.

El propietario presentó la denuncia ante la Fiscalía que estaba de turno; esperó un día para que agentes especiales, como le prometieron, fueran a recaudar algunas pruebas  que los condujera hacia los ladrones como huellas dactilares y marcas que pudiera identificar a los bandidos. No llegaron y después de un día el dueño reparó los daños y se dispuso a reabrir el negocio para recuperar lo perdido según dijo.

*Por acá ingresaron al local. 

Igualmente en la madrugada de este jueves otro negocio, ubicado sobre la calle sexta a un costa del Templo de Nuestra Señora de Belén por la puerta falsa,  dedicado a la venta de tenis, camisetas y objetos deportivos especialmente para jóvenes,  fue robado. Los bandidos también penetraron por el techo quitando unas tejas.

Fue tal el descaro de los hampones que, incluso, defecaron dentro de uno de los locales vecinos.

En esa misma cuadra, meses atrás, habían sido robadas una cafetería y las oficinas de una EPS que opera en el sector. Por esos mismos días ladrones penetraron a una dulcería y un parqueadero.

Los bandidos igualmente trataron de penetrar a una papelería en esa misma zona pero no pudieron completar el robo puesto que el local contaba con doble puerta. En cambio sí saquearon la Caseta Artesanal quitando unas tablas de la estructura; se llevaron algunos elementos elaborados por amas de casa quienes con ello buscan ganar algo de dinero para sostener sus familias.

Los comerciantes y habitantes del sector atribuyen la marcada presencia de delincuentes debido a la existencia de casas de lenocinio que operan en la zona, las cuales, por su naturaleza, atraen a los bandidos y consumidores de estupefacientes.

Se supo que una persona preocupada por el tema procedió a recoger firmas con el propósito de obligar a la erradicación de esos establecimientos nocturnos pero fue amenazada.

Esta misma semana un par de malhechores ingresaron a un asadero de pollos ubicado sobre la carrera primera con calle tercera; encañonaron a la cajera y se llevaron una importante suma de dinero. Se movilizaban en moto y ocultaron su rostro con los cascos.

Las informaciones remitidas a este medio de comunicación también advierten sobre el asalto de que fue víctima un empresario del transporte quién reside por el sector del Banco Popular. Se encontraba descansando cuando fue sorprendido por los hampones; le quitaron dinero y algunos elementos de valor.

El último de los casos reportados se conoció en la mañana de este jueves; un hombre que se movilizaba en un automóvil, ingresó a un supermercado ubicado a la entrada de la Gran Colombia, a pocas cuadras de la Escuela de Policía en el sector de la Pampa.

Según dijeron testigos, detalles que no han podido ser confirmado ante las autoridades, el delincuente parqueó el vehículo frente al negocio, ingresó, encañonó a la cajera y la obligó a entregarlo una gruesa suma de dinero.

Regresó de forma rápida al carro que permanecía encendido y emprendió la huida; varios testigos alertaron sobre lo que acababa de ocurrir pero el bandido logró ponerse, por ahora, fuera del alcance de las autoridades. Parece ser que las autoridades ya tienen pistas sobre este malhechor.

Ante ese panorama las autoridades comenzaron a analizar la situación con el propósito de enfrentar la preocupante oleada de asaltos las cuales, obedecen a la cercanía de las fiestas de navidad.

*Encuentre y reciba más información de Fusagasugá uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/1638930353040820/?fref=ts  

Loading...