Ordenan construir vivienda social en lote del municipio recuperado en Fusagasugá.

Fusagasugá

Luego de un largo, escabroso, difícil y espeso litigio inicialmente fallado en contra por un Juzgado de Girardot, el Tribunal de Cundinamarca amparó los derechos reclamados por el accionante ordenando desarrollar un programa de vivienda social como en principio había sido previsto. El inmueble objeto del pleito es el mismo ubicado en la esquina de la carrera octava con calle décima de la ciudad, al costado sur de la misma cuadra en donde se encuentran ubicadas las antiguas instalaciones de Telecom.

 

Informe especial:

Con la última decisión el Instituto Nacional de Vivienda, FONVIVIENDA y el par INURBE, asunto que compromete al municipio, deberá desarrollar un  programa de vivienda social, entre 100 y 200 apartamentos, que deberán ser adjudicados a familias y personas vulnerables de la ciudad.

La reclamación fue adelantada por la Fundación para la Defensa de los Derechos Humanos y el DIH del Oriente y Centro Colombiano, cuyo representante en Fusagasugá y Cundinamarca, Clímaco Pinilla, adelantó los trámites que hoy le permiten a la ciudad contar con una propiedad que prácticamente había perdidos en medio de una maraña de negligencia y, posiblemente, oscuros manejos en diversos niveles del Estado.

Es larga la historia del lote inicialmente traspasado por el municipio para que, precisamente, fuera desarrollado un programa de vivienda. Allí, por los años 60  del siglo pasado, funcionaba o quedaba la sub estación  de la planta eléctrica del municipio conocida como “Cangrejos”.

Hacia el año 1.971 el  entonces alcalde don Teodoro Aya Villaveces (q.e.p.d.),  pidió al Concejo que autorizara el traspaso del lote al Instituto de Crédito Territorial, ICT, para que construyera, exclusivamente, torres de apartamentos que debían ser adjudicados a los educadores de la ciudad; el proyecto fue aprobado por la Corporación.

La propiedad pasó, en consecuencia,  a manos de la citada entidad pero poco después fue liquidada con lo cual el proyecto quedó en el aire. En su remplazo, del ICT,  el Gobierno y el Congreso acordaron crear el INURBE que entró a  asumir los proyectos que venía impulsado el anterior organismo, es decir el Instituto de Crédito Territorial, entre ellos el mencionado en Fusagasugá.

Como generalmente suele ocurrir con los asuntos que maneja el Estado el proyecto pasó al olvido; fue engavetado y con el paso de los años nadie se interesó por su suerte. No tuvo doliente ni quién reclamara.

Fue entonces cuando la Fundación arriba mencionada tuvo conocimiento del asunto y se dedicó a establecer la verdad de lo que venía ocurriendo con esa propiedad que, en realidad, pertenecía a Fusagasugá puesto que, de acuerdo a lo definido y condiciones impuestas por el Concejo, debía dedicarse exclusivamente a un programa de vivienda, asunto que no se cumplió por lo cual el municipios podía reclamar.

La inquietud surgió al hacerse pública la venta del mencionado lote en una operación que deja dudas –por los años 2.010 y 2011-; fue vendida por el Inurbe a un particular por la suma de 91 millones de pesos. Expertos en mercado inmobiliario estiman que esa propiedad tiene un valor comercial que rodea los 1.800 millones de pesos.

Inicialmente Pinilla, el representante de la Fundación arriba mencionada, presentó la reclamación ante un Juzgado de Girardot; falló en contra.

No desistió y apeló ante el Tribunal de Cundinamarca que finalmente le dio la razón e impartió órdenes -27 de marzo del 2.014- para que Fonvivienda presentara un “Plan de Acción” que permitiera cumplir con lo inicialmente acordado con el lote: que se desarrollara un plan de vivienda social.

Sin embargo pasaron los meses sin que se diera cumplimiento a la sentencia judicial por lo cual fueron presentadas nuevas peticiones ante los organismos que debían cumplir con el mandato.

En respuesta la sub Dirección de Subsidio Familiar de Vivienda del Ministerio de Vivienda, en los últimos días, comunicó que hará efectiva la orden, asunto que decidirá en el curso de los siguientes seis meses al fallo referido. De lo anterior fue igualmente enterada la Alcaldía de Fusagasugá.

La decisión del Tribunal de Cundinamarca ordena que el nuevo proyecto debe ser dirigido a amparar a la población vulnerable. Para ello la Fundación arriba citada promovió la conformación de una asociación, ya denominada María Cano, de la cual forman parte 500 mujeres cabeza de familia entre quienes, seguramente y si todo sale bien, serán adjudicados los apartamentos que allí deben construirse.

Actualmente en el lote funciona un parqueadero al igual que varios negocios cuyos locales fueron  construidos y arrendados por la persona que lo negoció con el Inurbe como ya se indicó.

*Encuentre y reciba más información de Fusagasugá uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/1638930353040820/?fref=ts

Loading...