Capturados ex policías por acceso carnal violento en Fusagasugá.

Fusagasugá

Efectivos del CTI de la Fiscalía detuvieron Javier Alexander León Prieto y César Humberto Chávez Briceño, que  en el  2.004 embriagaron y pusieron en condiciones de incapacidad a una joven de 20 años a quién accedieron carnalmente en contra del querer de la mujer. Fueron condenados a 10 años y 8 meses de prisión en centro carcelario según comunicó la Fiscalía General al replicar una decisión de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

 

De acuerdo a las autoridades León Prieto, para la época de los hechos, se desempeñaba como  Intendente de la Policía Nacional adscrito a la Dirección del cuerpo uniformado y Chávez Briceño  como Subintendente en la Subestación de Tibacuy.

Según comentó la víctima y conforme a los establecido por la alta Corte, el 2 de abril del 2.004 *Rocío, de 20 años,  se encontraba viendo un partido de fútbol en un establecimiento público de Fusagasugá en compañía de César Humberto Chávez Briceño.

De acuerdo a lo indicado por la mujer cuando ya había finalizado la transmisión y tras haber consumido tres cervezas, se dispuso a marchar a casa cuando llegó al sitio Javier Alexander León Prieto, amigo de Chávez Briceño, quien les propuso llevarla en su vehículo.

Ya en el automotor  y tras aprovisionarse  de más licor los dos hombres le hicieron consumir  más trago mientras se desplazaban por diferentes lugares de la ciudad hasta cuando, finalmente y en un lugar solitario, abusaron sexualmente de ella.

El instituto de Medicina Legal la examinó el 5 de abril siguiente, estableciendo lesiones en glúteos, genitales, costado izquierdo y región cervical posterior.

Luego la Fiscalía los acusó el primero de junio de 2010 por el cargo de acceso carnal con persona puesta en incapacidad de resistir agravado.

En la misma determinación se les impuso detención preventiva, medida esta que el instructor revocó a petición del defensor el 4 de agosto de 2010, por considerar que no era necesaria. La acusación quedó en firme el 2 de noviembre siguiente.

Tramitado el juicio, el 14 de septiembre de 2012 el Juzgado Primero Penal del Circuito de Fusagasugá los condenó a 128 meses de prisión, inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas por el mismo término y a pagarle a la víctima, por concepto de perjuicios morales, el equivalente a 60 salarios mínimos legales mensuales vigentes y no les concedió la condena de ejecución condicional ni la prisión domiciliaria.

Al resolver la casación el 26 de noviembre del año  pasado, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia dejó en firme el fallo y posteriormente el Juzgado de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad ordenó sus capturas, para el cumplimiento de la sentencia.

Lo anterior ocurre en momentos en los cuales la Dirección de la Policía Nacional ratifica su propósito por depurar las filas  dentro de la intención de garantizar la permanencia en la institución de agentes comprometidos con sus responsabilidades.

Un buen número de hoy ex agentes han sido retirados siguiendo las políticas en cuestión.

*Nombre cambiado para no causarle más  molestias a la víctima.

Loading...