A la tercera edad y estudiantes “les hacen el feo” en el transporte urbano de Fusagasugá.

Fusagasugá

No los quieren transportar por culpa de los sensores electrónicos que vienen siendo instalados en los vehículos se servicio público; encaran creciente problemas para movilizarse por cuenta del contador electrónico de pasajeros que impusieron los empresarios, en remplazo de la tradicional registradora. Reciente sesión informal cumplida en el Concejo Municipal no facilitó  ninguna solución al inconveniente que amenaza con agrandarse, a menos que las autoridades impongan orden según denunciaron los afectados.

 

Informe especial.

El debate, al cual no acudió representación de la Secretaría de Movilidad o de la Alcaldía, dejó posiciones marcadamente antagónicas lo que hace presumir que el tema permanecerá tal como está y con los usuarios de la tercera edad y el estudiantado como dolientes.

La situación es la siguiente: los empresarios dicen que para ellos es absolutamente irrenunciable la posibilidad de contar con los  sensores puesto que, argumentan, esos equipos les facilita mayor control sobre las utilidades de sus inversiones, es decir los buses y busetas, además de que les permite monitorear sus vehículos lo cual representa un seguro contra robos.

Insinúan además que las tarifas vigentes no son las ideales, sin que quiera decir que trabajan a pérdida, y que, en consecuencia, deben buscar mayores rendimientos endureciendo posiciones.

Al otro lado se encuentran los usuarios y entre ellos la tercera edad y los estudiantes con sus familias. En cuanto a los primeros –los abuelos-, muy buena parte de los conductores los esquivan debido a que, explican, por  su condición física y su limitada capacidad motriz demoran el paso por los sensores que solo dan 5 segundos para atravesarlos; si se gastan más de ese tiempo  el  pasaje o los pasajes adicionales debe asumirlos el conductor.

Algo parecido ocurre con los estudiantes; sucede que empresarios y Alcaldía pactaron desde hace varios años que el alumnado tenga una tarifa especial hoy tasada en $200 por debajo de lo normal.

Sin embargo, con los sensores, esa diferencia debe asumirla el conductor puesto que el dueño del vehículo le hace cuentas sobre pasajes completos y de acuerdo a los datos que suministren los sensores. En otras palabras el subsidio al estudiante igualmente termina pagándolo el operario -conductor-  y no el empresario; por esa razón también los esquivan lo cual quiere decir que tanto la tercera edad como los estudiantes están siendo marginados del servicio del transporte urbano.

Hay un agravante más; a los conductores les bajaron del 25 al 18% el porcentaje o participación del producido del día con el propósito de pagar los sensores; en otras palabras esos equipos terminaron pagándolos los trabajadores y no los dueños de los vehículos.

Así y teniendo en cuenta que el producido de una buseta hoy  es en promedio mensuales de $3 millones el conductor se gana actualmente unos $540 mil pesos trabajando jornadas que pueden alcanzar  12 horas; antes devengaba $750 mil. Son casi $200 mil pesos menos para el conductor, suma con la cual, como revelaron, son cancelados los sensores.

El tema no termina ahí de acuerdo a lo expuesto en la sesión referida; se conoció un caso delicado; una pasajera  con problemas cardíacos tuvo que asistir urgentemente al médico por cuanto experimentó trastornos una vez traspasó uno de los mencionados sensores; el marcapasos que le implantaron experimento alteraciones que puso en riesgo su vida según observó el cardiólogo que la asistió ante la eventualidad.

Ante todas esas circunstancias y con el propósito de evaluar las condiciones del servicio de transporte urbano y en procura de conciliar intereses,  el Concejo aprobó la realización de la sesión informal que permitió conocer todo lo anteriormente expuesto.

La sesión fue convocada en respuesta a una petición elevada por importante sector de las ciudadanía  en comunicado con aproximadamente mil firmas. Fueron invitados los empresarios y representantes de las empresas que operan en Fusagasugá, al igual que autoridades, usuarios, conductores, expertos y analistas.

El debate fue coordinado por el concejal Gabriel Escobar quién, finalmente, se colocó  al lado de los usuarios insistiendo sobre la necesidad de que el actual esquema de tarifas y del servicio sea revisado considerando que, además, en Fusagasugá habitan buen número de pensionados. Sin embargo ello no es posible sin la presencia de las autoridades competentes: la Secretaría de Movilidad o el Alcalde.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page: 

https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Loading...