Este viernes se cumplirán en Fusagasugá exequias del maestro Dídimo Cubillos.

Fusagasugá

Nacido en Garzón, Huila, el 18 de febrero de 1.942, llegó a la Ciudad Jardín a la edad de seis años y desde entonces, inspirado en su nueva casa, sembró su pasión por la música y el folclor constituyéndose en uno de los más notables compositores del país. De su pluma nacieron melodías como la Diosa del Quininí, Dulce Veneno y el Aquelarre entre otros cientos de letras con las cuales contribuyó a redactar la historia del folclor colombiano.

 

De su inspiración también son el Sanjuanero Caqueteño considerado como una especie de himno no formal de ese departamento; algo parecido ocurre con la Pelotera cuya melodía es una metáfora o alusión  a las divertidas fiestas que cada año en diciembre realiza Arbeláez, Cundinamarca, conocidas como La Diablada.

Aunque ya tenía importante recorrido en el mundo del arte criollo alcanzó connotación nacional en 1.990 cuando fue declarado ganador del Festival Colono de Oro de Caquetá con su canción Dime Corazón, a partir de lo cual se colocó en la cúspide de folclor colombiano junto a otras figuras como Jorge Villamil y José A. Morales.

Se inspiraba en todo cuanto observaba; dicen las anécdotas que, por ejemplo, La Diosa del Quininí comenzó a escribirla tras un paseo al cerro del mismo nombre. Desde allí miró hacia Fusagasugá y, como lo indican las leyendas de los sutagaos, observó que las montañas al fondo dibujaban una figura de mujer acostada de medio lado.

El largo repertorio de sus escritos contiene más o menos unas 150 letras pero allegados estiman que pueden ser muchísimas más las cuales, en borrador, deben reposar en los archivos personales; dicen que era una fuente inagotable y que le compuso a todo cuanto se le atravesó. Muchas de ellas fueron interpretadas por figuras como Los Hermanos Tejada, Silva y Villalba, César Briceño, Víctor y Daniel, Luis Ángel Muñoz Correa y otros tantos intérpretes como él.

Todas sus obras y realizaciones son importantes pero, tal vez, la de mayor connotación es el Festival Nacional de Interpretes de la Rumba Criolla que nación de gestión  que emprendió al lado de otros cultores del folclor.

Esto último dejó indeleble huella hasta el punto de que, tras su deceso este 14 de junio en Bogotá como consecuencia de una dolencia cardíaca, algunos fusagasugueños comenzaron a impulsar una propuesta para que se constituya un museo de la cultura fusagasugueña que podría llamarse Museo de la Rumba Criolla; o, por qué no, Museo Dídimo Cubillos. De sus instalaciones podría formar parte una sala dedicada a la vida y obras de Maestro en donde reposen todas sus composiciones e instrumentos musicales.

Quedarían en la actual Casona de Balmoral sobre la Avenida Manuel Humberto Cárdenas cuya edificación trata de recuperar el alcalde Luis Cifuentes;  su antecesor, Carlos Daza, la convirtió en una especie de archivo municipal con lo cual se estaba perdiendo para el Patrimonio Histórico y Cultural de la ciudad.

Por ahora se sabe que la Alcaldía organiza actos especiales para honrar su memoria dentro de los actos fúnebres de este viernes. Dídimo Cubillos, además de excelso compositor e intérprete, fue odontólogo de profesión.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page: 

https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Encuesta

Create your own user feedback survey
Loading...
La casa de apuestas deportivas Bet365 ofrece a sus nuevos usuarios españoles un Bono de Bienvenida del 100% del primer ingreso que realicen, con un máximo de 100 € Al , realiza en tu nueva cuenta un ingreso mínimo de 10 € y tendrás derecho a un bonus del 100% de esa cantidad, hasta un máximo de 100 €.