Penalmente denuncian Alcalde de Fusagasugá por el caso de los “patios”.

Fusagasugá

El caso fue llevado ante la Fiscalía luego  que el veedor Jaime Micán, hace ocho días, solicitara a la Procuraduría investigación disciplinaria  en contra del mandatario Luis Cifuentes Sabogal y su secretario de Movilidad Jorge Garzón. (Ver: Piden investigar al Alcalde de Fusagasugá por aparentes irregularidades en Movilidad. )  Las causas y argumentos son los mismos salvo que esta vez insiste más en posible falsedad ideológica en documento público.

 

Para el señor Micán los dos funcionarios habrían incurrido en “prevaricato por acción y prevaricato por omisión en el cumplimiento propio de los cargos de Alcalde Municipal y Secretario de Movilidad”,  originados en la desatención de sus deberes al no haber contratado con terceros el servicio de grúas y patios dentro de los términos correspondientes.

Sin embargo el asunto más grueso y delicado consiste en la firma de un convenio con el director de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto Rojas, sin haber cumplido con todos los compromisos suscritos particularmente con el de contar –el municipio- con un parqueadero para mantener los vehículos inmovilizados dentro de procesos asignados a la unidad uniformada de carreteras, al igual que por infracciones de tránsito tal como lo prevé  el artículo quinto del citado convenio.

“Con esto se engañó al Señor Director General de la Policía  al hacerle firmar un convenio sin reunir lo establecido el artículo 5to”, insiste en su escrito el veedor.

En otro aparte de su acusación pero señalando de manera directa al Secretario de Movilidad, advierte que éste no ha cumplido sus deberes en cuanto a la regulación de grúas y patios al habilitar su funcionamiento sin el correspondiente contrato o garantías de póliza como lo establece el Artículo 127 Parágrafo 2do de la Ley 769, permitiendo que los agentes conduzcan a parqueaderos –patios- los automotores materia de irregularidades o infracciones de tránsito.

En la misma acusación se cita una posible falsificación de documento público; se refiere a un poligrama aparentemente adulterado en el 2.005 con el cual se habilitó por años el funcionamiento del Parqueadero El Pueblito que prestó servicios como patios recaudando, posiblemente y en consecuencia, dineros oficiales que no se sabe en qué cuantía y a dónde fueron a parar según explicó un jurista consultado al respecto.

Sobre este asunto igualmente responsabiliza, en señalamiento aparte,  a Manuel Ignacio Mayorga Torres quién sería el dueño del parqueadero en cuestión.

*Espacio publicitario

 

Loading...