Trabajadores del H San Rafael de Fusagasugá: ¿Con matoneo y sin pago para navidad?

Fusagasugá

En un escenario que no insinúa cambio alguno en respuesta a su heredada difícil situación como era esperado con el cambio de gerente,  se conoció que el nuevo titular, sin razón justificada,  no ha cumplido con los pagos a funcionarios con orden de prestación de servicio; les están debido honorarios desde septiembre. Las denuncias fueron conocidas a través de mensajes de los afectados a este portal de noticias con el propósito de llamar la atención a fin de que se les cumpla esas obligaciones pendientes.

 

Apuntes del Editor.

No se limitan las quejas a la demora de los  pagos para los trabajadores quienes, por ello, hoy enfrentan dificultades a fin de cumplirles a hijos y familias los compromisos de navidad, sino que van más allá dando cuenta de amedrentamientos, maltrato, humillaciones y persecución, mejor dicho  “bullying” laboral, a manos de quién hoy ocupa la gerencia: Jhon Castillo.

Ese estilo administrativo no es ajeno en él; ya se le habían conocido a su paso por la Clínica Belén y la Secretaría de Salud de Fusagasugá en donde no es gratamente recordado.

"Desde que llegó el nuevo gerente del hospital todo ha sido un montón de excusas y pretextos para con todos los funcionarios del hospital, siempre uno que otro funcionario pregunta por su pago y le dicen ya está en contabilidad, ya las estamos revisando, les quedó mal una cosa la otra, falta que el gerente haga el giro, falta la firma del gerente y así siempre nos tienen a todos y esta mitad de mes y absolutamente nadie del hospital San Rafael ha recibido su pago. Estamos en plena época de diciembre y todos necesitamos el dinero.", dice uno de los mensajes.

Lo preocupante es que el gobernador de Cundinamarca Jorge Rey Ángel durante su visita a la ciudad en agenda denominada “Misión Salud” a comienzos de noviembre pasado, hizo generosa presentación de Jhon Castillo mostrándolo, palabra más palabra menos, como tabla salvadora, como solución radical a los serios inconvenientes  del San Rafael, principalmente corrupción, larvados en anteriores administraciones.

Insinuó que el nuevo gerente era una especie de panacea, una pieza vital dentro del andamiaje que estaba estructurando para darle nuevos aires a la atención médica e los cundinmarqueses,  buscando que el servicio médico fuera visto como ejemplo a nivel nacional. Muy buen propósito y hay que respaldarlo.

Pero todo indica que  le está fallando; Castillo, a la luz de las denuncias, está aplicando un ortodoxo y obsoleto sistema gerencial, un modelo en desuso en el sentir de expertos analistas consultados por este portal de noticias para evaluar el tema.

Centralización.

El nuevo gerente se encuentra empeñado en concentrar toda la administración, en tomar todas las decisiones exclusivamente desde su despacho sin contar con el aporte de profesionales designados para ello dentro del organigrama institucional.

Por razones aún no dadas a conocer prefirió anular las funciones de aquellos  contratando asesores asunto que no se comprende dadas las precarias condiciones financieras del Hospital; sin embargo acude a ellos solo para que firmen lo que él ya ha decidido. En otras palabras los hace responsables de algo en lo cual ellos no han decidido ni planeado.

No es válido el argumento de que quiere acabar con la corrupción cuyos casos están siendo investigados por la Contraloría. Los posibles autores ya se fueron. De ello tampoco tienen  culpa los trabajadores y operarios puesto que ellos no firman contratos; tampoco giran.

Se sabe que el Hospital mantiene en bancos algo así como $10 mil millones  lo cual quiere decir que la excusa no es falta de dinero. Tampoco le ha cancelado a los proveedores principalmente aquellos con quienes ha contratado  los servicios que el San Rafael no presta.

Así mal puede hablarse de humanización del servicio en esa institución si esos dictados no los aplica la gerencia. Ningún trabajador u operario puede laborar eficientemente si vive atemorizado, presionado, maltratado y encima de ello sin paga oportuna.

En ese escenario es muy probable que las cosas no mejoren en aspectos administrativos y en la prestación del servicio, sino que,  por el contrario, tiendan a empeorar; y como siempre quienes van a resultar pagando las consecuencias son los usuarios de Fusagasugá y el Sumapaz; también resultará afectado todo el renglón de la economía es decir el comercio, la industria, el agro, transporte y el turismo, particularmente éste último teniendo en cuanta que ante eventualidades no habrá confianza en los servicios médicos de la ciudad.

Pobre suerte la del Hospital San Rafael otrora una de las instituciones más calificadas en el centro del país. Le corresponde, en consecuencia, al gobernador Rey Ángel y a los dirigentes de la región presionar un cambio de actitud del gerente Castillo si no quieren cargar con la culpa de que esa institución vaya de mal en peor. Hoy en día la opinión ya no perdona y lo que está sucediendo puede arrasar el capital electoral de los políticos que lo respaldan.

*Encuentre y reciba más información de Fusagasugá uniéndose al fan page: 

https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

 

Loading...