Hospital San Rafael de Fusagasugá: ¿Lo está consumiendo la corrupción?

Fusagasugá

Existen potenciales evidencias y denuncias que podrían darle razón a  informes y quejas sobre  posibles manejos irregulares en algunos sectores de la contratación, particularmente el relacionado con la cooperativa  Coodesmed CTA (Cooperativa de Trabajo Asociado), negociación que habría facilitado el desangre financiero de este centro asistencial. A través de esa figura se estarían facilitando millonarios pagos leoninos lacerando seriamente la solvencia económica, es decir colocando en alto riesgo financiero y desestabilización al San Rafael para mantener la prestación de sus servicios misionales;  de seguir como va, podría acelerar la desaparición de una institución que por décadas fue ejemplo en el centro del país.

 

Informe Especial.

Unidad Investigativa DaD.

De resultar ciertos los temores, al San Rafael de Fusagasugá, le estarían literalmente “robando” cerca de $164 millones de pesos mensuales, lo que es igual a $1.968 millones  anuales, agravando un panorama que resulta crítico para los propósitos de mejorar los servicios de salud hacia los habitantes no solo de la ciudad sino de la Región del Sumapaz. También podría desplomar el proyecto de una facultad de medicina en la Universidad de Cundinamarca que tomaría a la institución como punto de apoyo en las prácticas del estudiantado.

Lo ocurrido este sábado 12 y domingo 13 de marzo con ocasión de dos  trágicos accidente en el cual se vieron comprometidos varios vehículos en episodio registrado en el Alto de Rosas, el primero, y en Súbia, el segundo,  puede confirmar los temores de quienes piensan  que algo grave viene sucediendo en el citado Hospital.

Por incapacidad fueron rechazados siete heridos del par de  casos. Había sido declarada una situación que impedía recibir nuevos lesionados, en este caso, por incapacidad para atenderlos como lo reportaron los organismos y autoridades que atendieron los dramáticos casos. (Ver: ¡En emergencia funcional Hospital San Rafael de Fusagasugá¡ )

El episodio se constituye en una agregada voz de alerta de que algo no viene funcionando bien. Se suma a las múltiples quejas sobre las debilidades en la atención de los usuarios que requieren de servicios médicos.

También echaría por tierra los esfuerzos de científicos y profesionales de la salud que, con dedicación, alzaron el nombre del Hospital San Rafael implementando sistemas como el Banco de Leche Materna, entre otros.

Para comenzar es oportuno mencionar que hasta principios del 2.015 el Hospital  tenía un contrato con la Cooperativa de Trabajo Asociado Coomedsalud CTA, por un valor  entre  $95 y $100 millones de pesos mensuales, para, en febrero del mismo año, entregárselo a Coodesmed CTA, por $196 millones de pesos, es decir  con un incremento de $96 millones aproximadamente.

Para justificar el mayor valor del nuevo contrato determinaron crear la Unidad de Cuidados Intermedios en Urgencias –que opera en las mismas locaciones de urgencias-, contraviniendo disposiciones claras en materia de atención, cuyas normas exigen que este último servicio debe ser prestado exclusivamente como hospitalización o de “internación”.

Lo anterior por cuanto, estiman las autoridades médicas, que urgencias debe ser únicamente para asistir a  pacientes que requieren de atención inmediata considerando que  este  servicio es ambulatorio y su situación debe ser resuelta en 24 horas, a fin ordenarle  hospitalización, remisión  o  salida al paciente.

Parte del propósito es evitar problemas de congestión como los ocurridos en días pasados que no pudieron ser aceptados los heridos de los dos accidentes del 12 y 13 de este mes.

Además de lo anterior las normas ordenan que los servicios de urgencias deben ser prestados en salas diferentes a la de la Unidad de Cuidados Intermedios de Urgencias, en donde generalmente permanecen pacientes con enfermedades de mayor complejidad y que pueden contaminar a los demás pacientes;  dadas las circunstancias creadas en el San Rafael, actualmente permanece en urgencias la Unidad de Cuidados Intermedios.

Otro asunto, tal vez el más delicado,  es que hasta comienzos del 2.015 el contrato  con la cooperativa  Coomedsalud definía que el servicio de urgencias debía contar con 12 médicos divididos en 3 turnos;  30 enfermeras distribuidas en  3 turnos de a 10 profesionales (enfermeras y auxiliares)  y un camillero, insistimos, por turno.

Pero ¿por qué hicieron la operación? Pues porque al  servicio de urgencias le agregaron  la Unidad de Cuidados Intermedios de “Urgencias”. Es decir, se inventaron esa figura para atender los dos servicios con el mismo personal, lo cual quiere decir que les multiplicaron la carga laboral tanto a médicos como a enfermeras, auxiliares y camilleros entre otros.

Con ello, también y además de explotar  laboralmente al personal, congestionaron el servicio de urgencias pues deben ser atendidos los usuarios tanto de urgencias como los de la Unidad de Cuidados Intermedios  – la unidad que ellos se inventaron y que no existe en las normas- (para atender paralelamente en un servicio de urgencias).

Pero, ¿cuál es el negocio? Consiste en que en el objeto contractual firmado entre la cooperativa Coodesmed CTA y el gerente de la ESE Hospital San Rafael de Fusagasugá,  José Mauricio Álvarez Torres, se le reconoce a la cooperativa un pago por mensualidad vencida como contraprestación de las actividades aprobadas y certificadas por la subgerente Científica, Luz Helena Tobón Acero.

Además se le reconocerá, dice el contrato, que al tener cubiertos los costos fijos de la Unidad de Cuidados Intermedios con el proceso de urgencias propiamente dicho, sobre una facturación bruta se le reconoce a la cooperativa un porcentaje de lo total facturado en la Unidad de Cuidados Intermedios de “Urgencias” –el tema es un poco denso y complicado de entender-.

Esto no es lógico por cuanto cada servicio, es decir urgencias y la Unidad de Cuidados Intermedios, deben tener  centro de costos aparte. En otras palabras además de que el Hospital le paga la mano de obras  le reconoce un porcentaje por facturación  ¡bruta! Asunto que a la luz de los entendidos en materia comercial o empresarial no tiene sentido.

 

Significa que esta operación le deja utilidades adicionales por el orden de los $50 millones de pesos mensuales a la cooperativa Coodesmed CTA como producto del porcentaje inusual antes descrito. Coodesmed igualmente se comprometió  a atender los servicios contratados con el siguiente talento humano:

Esto quiere decir que lo que se refleja en la vinculación contractual de la mano de obra contratada por el Hospital a la cooperativa, no es la que realmente asiste a atender los servicios de urgencias porque se cubren con un número menor de médicos y “urgenciólogos”.

O sea, que la cooperativa cubre el servicio contratado con menos personal, deteriorando, en consecuencia, la calidad del servicio y la atención a los usuarios.

Caso particular es el del médico contratado para la ambulancia “medicalizada”,  la cual es cubierta por los médicos de consulta cuando debería ser atendida por un médico exclusivo para ello, de acuerdo al contrato.

Toda la anterior investigación surgió  luego de que este portal de noticias recibiera múltiples quejas al respecto, como también relacionadas con la mala calidad de la atención médica la cual, debe insistirse, no obedece, en su gran mayoría, al personal asistencial en general, sino a la carga laboral a que son sometidos los contratados por la cooperativa que supera la capacidad humana de los médicos, enfermeras, auxiliares y camilleros.

Para verificar lo anterior la Unidad Investigativa de Noticias Día a Día, consultó la página web del Hospital en donde, por obligatoria norma, deben permanecer públicos los informes de acuerdo a la Ley 1714 del 2.014 de Transparencia y Acceso a la In formación Pública.

Además se acudió a la Dirección de Inspección, Vigilancia y Control de la Secretaría de Salud de Cundinamarca, en donde se confirma que las denuncias pueden tener fundamento. 

Lo presentado en este Informe Especial es apenas la primera entrega de una serie de publicaciones que serán difundidas los próximos días.

Anticipamos que algunas de ellas tienen que ver con la contratación a manos de la cooperativa Coodesmed de médicos que carecen de título profesional, lo cual debió ser confirmado –tanto por la cooperativa como por el Hospital-, antes de suscribir los respectivos contratos laborales.

Otro punto que debe ser tenido en cuenta consiste en que la contratación en referencia no contó con los debidos trámites de publicación e invitación legal.

*Nota de la Dirección: este informe especial fue desarrollado por un colectivo interdisciplinario autónomo  del cual forman parte abogados, contadores  y otros profesionales quienes tienen conocimiento de la materia en cuestión. Se trata de la Unidad Investigativa de Noticias Día a Día la cual ya tiene en sus manos otros casos similares.

La propuesta de crear el grupo corresponde a la responsabilidad social de este portal de noticias y su intención de erradicar la corrupción, cualquiera sea su expresión, en solidaridad con los niños, ancianos y colombianos que fallecen y enfrentan serios problemas por culpa de quienes saquean sin ninguna clase de escrúpulos  los recursos para la salud, la alimentación de los niños, la generación de empleo y son responsables de  otras prácticas ilegales.

Para buena parte de la opinión la mayoría de los males, si no la totalidad, obedece a la intervención de los políticos que toman al Hospital San Rafael y todos los establecimientos de este orden, como un fortín para impulsar sus proyectos sin consideración del mal que están causando.

Hacen nombrar personas que no reúnen las condiciones profesionales con tal de fortalecer sus reductos electorales, asunto ante el cual la sociedad debe cerrar filas.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/323051767900184/

*Espacio publictario.

Loading...