Comerciante enfrenta ladrón y facilita su captura en Fusagasugá.

Fusagasugá

Cuando apareció en la esquina del parque, sobre la carrera séptima viniendo de la Avenida Las Palmas,  lo reconoció como el hampón que ya había cometido varios atracos, el mismo que desde hacía varios días andaba merodeando alrededor de donde el vendedor ambulante acostumbraba a ganarse la vida. De reojo y sin perder de vista los movimientos del delincuente mantuvo su actividad atendiendo a los casuales clientes que a esa hora, 8 de la noche, necesitaban algo de sus productos.  

 

Entonces, alias “Lucho”, vistiendo su acostumbrado buzo rojo y con el inconfundible paso rápido y agitado movimiento de brazos característico de quién afronta ansiedad por la falta de alucinógenos, pasó de largo a pocos metros sin apartar la mirada su próxima víctima. Necesitaba dinero o algo que le facilitara  proveerse de una dosis de droga.

Tratando de disimular siguió de largo pero hizo un giro brusco cuando ya había alcanzado las escaleras de la carrera sexta frente a la Catedral de Nuestra Señora de Belén; se devolvió hacia el sur con la intención de sorprender a su víctima por la espalda.

Bajó pegado a la pared del antiguo Pasaje Europa por la misma cuadra del Banco BBVA; sus movimientos eran seguidos discretamente por la potencial víctima. Casi seguro de que iba a ser atracado el vendedor  bajó la mano y la colocó en la empuñadura del arma con que se había dotado para evitar lo que estaba a punto de ocurrir; la mantenía debajo del improvisado mostrador ambulante.

Alias “Lucho” actuó; sacó su puñaleta para intimidar a la víctima pero fue sorprendido cuando el vendedor puso en alto su machete. Ante semejante reacción no tuvo más alternativa que salir huyendo.

Lo que estaba sucediendo llamó la atención de los agentes que la Policía designó para vigilar la Plaza Mayor; la carrera del delincuente fue interceptada por los uniformados quienes  cerraron el paso del atracador que era seguido de cerca por el energúmeno comerciante que quería darle una lección al bandido.

Éste, ante el peligro que representaba  quién iba a ser su víctima, se escudó tras los dos representantes de la Ley tratando de evitar el ataque del vendedor ambulante. Sintió el mismo terror  que experimentan sus víctimas cuando él las atraca.

Prácticamente imploró que lo llevaran a la Estación con tal de ponerse a salvo de la amenaza de quién iba a ser su presa.

Allí la Policía comenzó a preparar su informe a fin de enviar al delincuente ante la justicia. Finalmente le fue ordenada medida de aseguramiento remitiéndolo a la Cárcel de Fusagasugá; la evidencia de los  hechos y su historial delictivo no daban para más.

Registra antecedentes por hurto, hurto calificado, lesiones personales y microtráfico.

 

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/323051767900184/

Loading...