La trama con la cual pretenden enredar al gobernador de Cundinamarca.

Cundinamarca

Varias son las hipótesis que teje la opinión pública del departamento tratando de encontrar los motivos por los cuales literalmente “se le fueron encima” al mandatario Jorge Rey Ángel, un dirigente que, en sentir de muchos, se formó solo, sin pedirle permiso a nadie; mejor dicho, solo al electorado.  Los señalamientos de que ha sido blanco fueron urdidos, advierten, con la intención de hacerle favores a la clase política encopetada que aún  cree ser la dueña del departamento y que piensa que nada puede hacerse sin su aprobación.

 

Opinión.

Por: Omar Gadez

No se trata de presentar puntos de vista sesgados (porque no lo son) ni de servirle de abogado a nadie sino, más bien, de  mostrar lo que evalúan los contertulios locales (cundinamarqueses), la mayoría de ellos bien enterados, sobre el origen de la andanada de acusaciones que recientemente le propinara cierto sector de la prensa nacional ahuchada, en este caso, por los aduladores de la clase dominante.

Bien cierto es que nada, o casi nada, se mueve en este y todos los departamentos del país, incluyendo los municipios,  sin el visto bueno de los “perfumados” que suelen compartir en el Gun Club del Chicó o en las comodísimas mansiones de la  Mesa De Yeguas de Anapoima.

En teoría (insistimos en ello a fin de dejar claro que no estamos lanzando falsas acusaciones o testimonios que atenten contra la honra de alguien), debaten sobre a quién van a usar para que “administre sus dominios” o a quién o quienes entregarles los millonarios contratos de tal forma que les garanticen su parte, o “tajada” que llaman; quién no les cumpla entra en desgracia. Si no creen pregúntenle a Álvaro Cruz.

Así, cuando ven en riesgo sus intereses, es que se inquietan y comienzan a  montar triquiñuelas con el propósito de quitarse de encima a quién quiera arrebatarle sus territorios; es aquí en donde  comenzó a fraguarse la trama contra el gobernador Rey Ángel de acuerdo a algunas de las teorías con aroma a tinto.

Génesis.

La cortina tras la cual se ocultaba la maniobra  comenzó a despejarse con la caída del hoy encarcelado fiscal Anticorrupción Luis Gustavo Moreno, una vez el ex gobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, lo delató ante la justicia de los Estados Unidos donde se entregó.

Fue cuando se montó la trama que hizo que Moreno viajara a Miami bajo el supuesto de que le iba a pagar los $10 mil dólares (unos 30 millones de pesos de un primer abono) para que librara al ex gobernador  de la investigación que por corrupción llevaba su despacho.

El ex fiscal Anticorrupción Luis Gustavo Moreno, amigo del representante Jorge Rozo, a quién habrían nombrado por recomendación del congresista de Sibaté, Cundinamarca.

Descubierto todo comenzaron a destaparse más operaciones oscuras de negocios que el ex Fiscal Anticorrupción tenía en sus manos. También empezaron a indagar cómo y por qué el hoy acusado había llegado a uno de los cargos más claves del país: la oficina encargada de custodiar la moral y los dineros públicos.

Entonces se dieron cuenta que fue el representante Jorge Rozo y, un poco más lejos, parece, el senador Germán Varón Cotrino (ambos de Cambio Radical), quienes aparentemente intrigaron para que lo nombrara tal como efectivamente ocurrió. Desde luego que esta versión no ha sido plenamente reconocida por el o los congresistas; advierten que solo tuvieron una relación laboral. La verdad se sabrá cuando concluyan las investigaciones.

Sin embargo todo ello permitió ir explicando muchas cosas, más bien intrigas, que  movía el representante Rozo en Cundinamarca. Se entendió, por ejemplo, el motivo por el cual el senador  Carlos Fernando Galán comenzó a preguntar por los ajustes, aparentemente irregulares, de los POT de varios municipios de la Sabana Occidente.

El senador Carlos Ferrnando Galán habría facilitado la intriga contra el gobernador de Cundinamarca Jorge Rey Ángel.

Los analistas deducen que quisieron seducir al hijo del inmolado jefe del Nuevo Liberalismo para que fuera incursionando en Cundinamarca, con la intención de empotrarlo como jefe político y futuro gobernador. De ahí sus pataletas.

Entonces ¿quién podía acceder a  información privilegiada? Todo apunta al representante de Sibaté quién tenía el arma más poderosa: el Fiscal Anticorrupción en la Fiscalía, su amigo Moreno.

Con todo ese montaje quiso presionar al gobernador Jorge Rey a fin de que éste accediera a varias concesiones sobre las cuales, de momento, no se tienen noticia; pero que, es de presumir,  no fueron cualquier cosa. Tanto que el mandatario seccional se negó.

Todo indica que simultáneamente Rozo quiso fortalecer y acelerar la presión contra Rey acudiendo a los medios para que denunciaran lo que supuestamente comprometía al mandatario seccional. Es ahí en donde entra la publicación de Daniel Coronel.

Otro aspecto que trató de mover el congresista  a  favor de su intriga fue el hecho de que el Gobernador de Cundinamarca se negara a permitir la construcción de viviendas prioritarias en Mosquera, tal como inconsultamente lo anunciara el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa para los pobres del Distrito. ¿Cómo así que Peñalosa disponiendo de asuntos soberanos del departamento?

Es oportuno recordar que la inquina de Rozo para con Rey se remite incluso hasta los días cuando empezaba a calentarse la campaña del 2.015. No debe dejarse pasar por alto que siendo los dos del mismo partido, Cambio Radical, el representante junto al senador Germán Varón y la ex diputada Amparo Hernández se fueron con Nancy Patricia Gutiérrez, Centro Democrático, en clara violación de la Ley que impide la doble militancia. Por eso Hernández perdió su posición en la Asamblea de Cundinamarca.

Por ello mismo es que el Consejo de Estado, Sección Quinta, compulsó copias a la Sala Plena de esa Corporación para  decida la pérdida de investidura de Rozo Rodríguez y Varón Cotrino.

Representante Jorge Rozo, Nancy Patricia Gutiérrez ex candidata a la Gobernación de Cundinamarca y el senador Germán Varón Cotrino (de izquierda a derecha respectivamente) en uno de los encuentros políticos previos a las elecciones del 2.015. 

Así mismo surge otra inquietud: ¿cómo es que el otro hermano Galán Pachón, Claudio, ejercía como Secretario de Planeación de Cundinamarca durante el último gobierno de Andrés González y no se pronunció sobre las modificaciones de los tan cacareados POT de la Sabana Occidente? Prefirió callar y ahora ocupar un cargo diplomático en la Embajada de Colombia en Francia. Si hubiese actuado como le correspondía hoy no se tendrían las presuntas irregularidades denunciadas por su hermano senador.

En medio de todo este escenario los observadores y analistas de Cundinamarca se preguntan cómo van las investigaciones sobre los manejos de los dineros que la Nación le giró a la Fundación Luis Carlos Galán Sarmiento, para que dictara charlas sobre postconflicto por una millonaria suma que podría ser similar a algunas de  las citadas en el escándalo de Odebrecht.

No ha podido ser confirmado pero, parece,  la inquina de Carlos Fernando Galán, quién aceptó unir causa con Rozo, también obedecerían a que éste presentó un portafolio de la misma fundación y con el mismo propósito que, al parecer, se refundió en alguna gaveta de la administración seccional (Cundinamarca); esto y los otros asuntos arriba mencionados son lo que habría hecho entrar en “santa ira” al menor de los congresistas Galán.

Como quiera que sea le corresponde a la justicia colombiana decidir quién tiene razón en este episodio que, a la luz de lo expuesto, pareciera estar buscando destronar  al actual mandatario cundinamarqués, a costa de lo que sea, para abrirle paso a uno de los privilegiados del país que podría ser el senador Galán.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Loading...