19
Jue, Oct

Campaña: Ayudemos a reconstruir la Casa Cural San Joaquín de Manta, Cundinamarca.

Cundinamarca

Para conseguir recursos el párroco Wilson Garnica, en compañía de toda la comunidad, en especial las Juntas de Acción Comunal, adelantará este domingo actividades especiales con ese fin. La programación comenzará a las 5 de la mañana y se extenderá a  lo largo del día, llenando una agenda que incluye diferentes eventos tanto religiosos como culturales y recreativos.

 

La historia del Templo San Joaquín  está llena de emotivos  aspectos los cuales hoy la Iglesia y los creyentes quieren rememorar a fin de cumplir con la misión de recuperar las edificaciones que hoy, lamentablemente, amenaza ruina.

Es la casona, en realidad, un Patrimonio  Histórico que Manta pretende recuperar para mantener las huellas de lo espiritual y, de paso, rescatar la construcción cuyo valor cultural es incalculable.

Para recordar antecedentes noticiasdiaadia.com reproduce una bonita crónica sobre la cual suelen reposarse los recuerdos del municipio, escrito sustraído de documentos igualmente patrimonio del municipio:

“De acuerdo con los relatos de los abuelos y  la descripción existente del municipio se conoce que el templo San Joaquín de Manta fue construido con la contribución innegable del padre Benjamín Iregui, con la colaboración  del pueblo católico, sin auxilio oficial.

La primera piedra colocada por monseñor José Abdón López, consagrado por el señor Obispo Emilio de Brigard, su constructor Antonio Corredor Camargo, mayordomo Juan de la Cruz Herrera, ingeniero Guerra Galindo, siendo párroco Benjamín Iregui -1945 a octubre de 1952-.

Fruto de un pueblo convocado por el amigo, como los feligreses llamaban al padre Iregui, dando instrucciones para iniciar está magna obra

Niños, jóvenes y adultos contribuyeron significativamente en este proceso: los niños traían piedras en canastas,  jóvenes y adultos traían madera en rastra  desde sus veredas.

Los días de mercado el padre ordenaba a los tenderos cobrar un impuesto a la venta de licores, está orden era acatada sagradamente.

Además se realizaban bazares y peregrinaciones con imágenes de vírgenes por las veredas. La devoción de los mantunos permitió el aporte de significativas donaciones.

El templo es sin duda el fruto de un pueblo que reunió esfuerzos, generosidad y trabajo para contribuir con la construcción de está grandiosa obra que admiramos con satisfacción y orgullo”.

Fuentes: narraciones de los abuelos, Piedra Conmemorativa.  

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Loading...